• Por Óscar Gómez, periodista 

Para el calendario, el partido ya era un mero trámite y para Olimpia lo terminó siendo. Ampliamente superior, jugando por varios tramos a placer y de memoria, aunque sin perder la seriedad, el tetracampeón cerró el año con una goleada ante Sol de América y sigue de festejo en festejo sin parar.

Daniel Garnero apostó por una mezcla de titular y jugadores alternativos, pero la idea y el rendimiento fue el mismo que la base que consiguió el título. Además, el gran trabajo del juvenil Diego Torres y el del ya consolidado Hugo Fernández deben dejar tranquilo al entrenador decano para ir de vacaciones y armar la planificación de la próxima temporada.

Fue el propio Torres el autor del primero de la goleada, cerrando sobre su costado luego de que lo asistiera Roque. Antolín tampoco quiso faltar a la fiesta marcando el segundo y mucho menos Camacho, quien anotó el tercero. Antes del final del primer tiempo, Olimpia ya había liquidado el pleito frente a un Sol que nunca encontró la forma de jugarle al campeón y lo terminó pagando.

La complementaria estuvo apartada para que Roque Santa Cruz pueda marcar un gol más, por quinto partido consecutivo, y ratifique su condición de goleador del campeonato. Tras el cuarto, las emociones desaparecieron, fue un partido que se desarrolló casi íntegramente en la mediacancha, salvo un par de aproximaciones del Decano, que buscó el quinto gol.

Olimpia cierra el Clausura con 54 puntos y 17 victorias. Por ahora, el único récord que le queda por superar es la mayor cantidad de puntos y victorias en un torneo corto, marca que la sigue teniendo el Libertad de Rubén Israel, que en el Apertura 2008 fue campeón con 57 puntos y 18 victorias. Los demás récords ya pertenecen al Olimpia de Daniel Garnero.