Su debut en el equipo franjeado después de realizar un gran Mundial Sub 17 llegó en el momento esperado. Diego Torres, el chico proveniente de Rubio Ñu y que pasó por malos momentos al inicio, tuvo un gran final de año. Jugó de titular, convirtió el primer gol para el Olimpia y con ello abrió el camino para el último triunfo del año.

“Sabía que iba a ser difícil de la manera en que se presentó el partido. Aproveché la segunda oportunidad que tuve en el partido y se me dio el gol. Era la ocasión que esperé y gracias a Dios se me dio. Antes del partido, Roque ya me había dicho que me iba a pasar y por suerte así fue”, dijo sonriente el goleador.

Reconoció que “estoy contento en lo personal, en lo grupal, porque jugué de titular, se me dio el gol y además, en todo momento estuve muy tranquilo. Los compañeros me hablan en todo momento y eso me ayuda a trabajar mejor en la cancha. Mi posición normal es enganche”, puntualizó.

Asistió al zaguero Antolín Alcaraz para el segundo gol y admitió que “esa jugada ya estaba preparada, por suerte salió bien el centro y llegó ‘Anto’ para cabecear. Todos se portaron en este partido para cerrar un campeonato logrado de la mejor manera”.

Para terminar recordó que “el mundial fue una experiencia inolvidable, en lo personal y grupal, bastante importante para nosotros, pese a que no llegamos a nuestro objetivo”.


DIERON ALEGRÍA A NIÑOS ENFERMOS

Una comitiva franjeada encabezada por su propio presidente, Marco Trovato, junto con Daniel Garnero, el goleador Roque Santa Cruz, Néstor Camacho y Richard Ortíz, brindaron un anticipado regalo de reyes a los niños del Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu.

La visita sorpresiva a los niños internados en este nosocomio, con el disfraz de Papa Noel, el emblemático personaje de las fiestas navideñas en varios países del mundo, desató la alegría entre los peques, que por un momento disfrutaron la magia navideña olvidando sus penas.