Sportivo Luqueño (18 pun­tos), haciendo de local en el estadio Luis Alfonso Giagni de Sol de América en Villa Elisa, recibe a General Díaz (19), que está amenazado por la sombra del descenso. Es un juego clave, porque los auriazules venciendo al con­junto del Águila, se sacarán la pesada mochila que significó todo este año el promedio y observarán con detenimiento la posibilidad de clasificar a la Copa Sudamericana.

Este compromiso tiene todos los ingredientes para ser bueno, porque estos equipos tienen jugadores de mucha riqueza técnica, y además los puntos son de enorme gravi­tación para ambos bandos. El estadio favorece para que el espectáculo sea agradable, porque es una pista en con­diciones especiales.

El conjunto de General Díaz el año pasado se salvó en la última fecha y esta temporada le va mal, en todos los aspec­tos. En lo económico paga­ron hace poco varios meses de deuda con los jugadores y fut­bolísticamente tampoco levan­tan cabeza. Renunciaron en su momento Cristian Martínez y Alfredo Cano a la dirección téc­nica, no le aceptaron la dirigen­cia, y ellos siguen para no aban­donar a sus ex compañeros.