El solitario gol de Miguel Almirón sirvió para que la selección paraguaya absoluta logre una victoria frente a Bulgaria en su presentación en la ciudad de Sofía, en el marco de un amistoso para aprovechar la fecha impuesta por FIFA para esta clase de encuentros.

Si bien es cierto, se puede sacar como conclusión principal el hecho de lograr el triunfo, pero más allá de eso se vio a un equipo albirrojo (vestido de azul) con ganas de tener el balón, jugar en conjunto y crear situaciones de gol, que al final solamente en una oportunidad se pudo convertir.

De principio a fin, el claro dominador fue el elenco dirigido por Eduardo Berizzo. El buen trabajo de la zona defensiva, en la que ampliamente sobresalió el lateral izquierdo Blas Riveros, desequilibrante en todo momento. Además, algunos malos pases de Balbuena y falta de proyección de Moreira se pudieron observar. En el mediocampo, la solidez de Mathías Villasanti para marcar y llegar al área rival y el apoyo de Morel, quienes llegaron horas antes del partido y respondieron con claridad.

La capacidad de creación y definición de Almirón fue una de las claves para el equipo paraguayo. Fue el líder del ataque. Desentonó Martínez, pero con el ingreso de Richard Sánchez mejoró esa zona. Justamente una habilitación del jugador del América de México le permitió a “Miggy” convertir el único tanto del partido.

Después llegaron las variantes tardías de Berizzo, pero ya no se pudo ver en acción a Valdez, de volante; a Melgarejo, de delantero, a Arzamendia ni a Samudio, quienes ni siquiera pudieron encontrarse con el balón.

Queda un último partido en el año, el del martes en Riad, frente a Arabia Saudita, en el que de vuelta el técnico podría realizar algunas variantes para ver a los demás jugadores que citó para este combo.

“Debimos aprovechar mejor las llegadas”

“Usamos la pelota durante mucho tiempo, nos adueñamos del control del partido. Nuestra idea era esa, presionar, no dejarlos jugar, ser agresivos en la recuperación de la pelota y eso sucedió muy bien en la primera parte. Creo que debimos haber aprovechado mejor tal vez las ocasiones de cara a la portería. Hemos generado mano a mano, también desbordes, sobre todo del lado izquierdo, a través de Blas Riveros, que pudieron terminar mejor y darnos un triunfo más cómodo. Estoy contento por la victoria que siempre es bienvenida, pero también por la forma en la que conseguimos, siendo fieles a la posesión, siendo agresivos en la recuperación y creo que el partido nos premia con el triunfo”, señaló el técnico Eduardo Berizzo