Al ritmo de “We are the champions” de Queen y bajo una lluvia que no paró desde el inicio del partido, la Copa Sudamericana se encon­tró con su nuevo dueño, uno inédito, uno nuevo y por qué no, quizá por nombre, uno inesperado, aunque por fút­bol bien merecido.

No hubo vuelta olímpica. No era necesaria porque luego de que los jugadores de Colón hayan recibido sus medallas de subcampeones, el esta­dio se vació. Entonces, los jugadores de Independiente del Valle se acercaron hasta el puñado de ecuatorianos ubicado en la parte sur de las preferencias para compartir con ellos los privilegiados que fueron testigos de la historia realizada por este pequeño club de Sangolquí, en las afue­ras de Quito.

En buenas manos se queda el trofeo de la Copa Sudamericana.FOTO:CARLOS JURI
En buenas manos se queda el trofeo de la Copa Sudamericana.FOTO:CARLOS JURI

Los jugadores de Indepen­diente fueron congratulados por sus colegas de Colón con el tradicional pasillo, gesto que también tuvieron los ecua­torianos con los argentinos. Efrén Mera fue el encargado de levantar el trofeo de la Copa Sudamericana, la pri­mera para el negriazul y el segundo equipo ecuatoriano en conseguir un festejo inter­nacional, después de Liga de Quito, dominador del fútbol sudamericano entre el 2008 y 2009.

El club ecuatoriano reci­birá un valioso premio en efectivo que oscila los 7 millones de dólares. Tam­bién se ganó el derecho de jugar la próxima edición de la Conmebol Libertado­res y el Mundial de Clubes con nuevo formato, a cele­brarse en China en el año 2021. Igualmente jugarán la Copa Suruga Bank ante el monarca nipón. La Recopa Sudamericana jugará ante Flamengo o River, que dis­putarán la gran final en Lima el próximo 23. Colón, por su parte, solo recibirá un pre­mio en efectivo.

En el aire vuela la alegría del técnico Miguel Ángel Ramírez, quien es congratulado por los campeones.FOTO:CARLOS JURI
En el aire vuela la alegría del técnico Miguel Ángel Ramírez, quien es congratulado por los campeones.FOTO:CARLOS JURI

En la ceremonia de premiación, el mejor jugador del par­tido, el golero del equipo ecua­toriano Jorge Pinos, recibió un premio de uno de los principa­les sponsor de la competencia.

El presidente Alejandro Domínguez Wilson-Smith hizo entrega de la Copa a los campeones. Brillante fiesta, lindo partido, la naturaleza que empañó por momentos y un colo­rido especial por parte de la afición deportiva. Los san­tafesinos coparon Asun­ción y el premio mayor se fue para Ecuador. La fiesta tuvo como testigo al pre­sidente de la FIFA, Gianni Infantino.

REACCIONES

­ “Fuimos los justos ganadores ”

CRISTIAN PELLERANO - VOLANTE DE INDEPENDIENTE
CRISTIAN PELLERANO - VOLANTE DE INDEPENDIENTE

Cristian Pellerano, rendidor mediocampista del Indepen­diente, fue claro: “Fuimos los justos ganadores. Somos los mejores de este campeonato. Le ganamos a los equipos más difíciles de este torneo. Es una felicidad plena. Vencimos en partido jugando al fútbol sin recurrir a nada anormal. Creí­mos en la idea nuestra de ir triunfando, pero jugando bien. Superamos al rival desde el ini­cio del partido. Ahora tenemos que festejar”.

“Atajar el penal es algo único”

JORGE PINOS - ARQUERO DE INDEPENDIENTE
JORGE PINOS - ARQUERO DE INDEPENDIENTE

“Atajar un penal en una final y a un jugador de mucha jerarquía es algo único. Estaba confiado. Es un gran regalo para la insti­tución, nos vamos contentos y felices a casa por esta consa­gración”, expresó emocionado el golero de Independiente del Valle, Jorge Pinos.

“Ganar esta copa internacional es lo que le faltaba a nuestro equipo, lo que en el 2016 fue esquivo, esta vez es nuestro. El triunfo comparto con los compañeros y mi fami­lia. Es para disfrutar”, acotó el golero ecuatoriano.