La final de la Copa Suda­mericana 2019 es inédita por donde se la mire. Por primera vez se encuentran en la instancia suprema los clubes Colón de Santa Fe, Argentina, e Independiente del Valle, de Ecuador.

Igualmente, es la primera vez que la definición se da bajo el formato de final única (país neutral), dejando de lado partidos de ida y vuelta (local y visitante). Las entra­das están agotadas y el esta­dio La Nueva Olla, de Cerro Porteño, estará repleto, según confirmó la Confe­deración Sudamericana de Fútbol (Conmebol) a través de su presidente, el para­guayo Alejandro Domín­guez. El próximo sábado 9 de noviembre surgirá un nuevo campeón de la competencia, que se disputa en su edición 18 y que se juega desde el 2002.

Los futbolistas paraguayos Marcelo Estigarribia y Jorge Ortega sientan plaza en Colón de Santa Fe, pero el segundo está lesionado y en duda para viajar hasta Asunción.

Alejandro Domínguez con­firmó a la radioemisora 1080 AM que la final será trans­mitida en directo para 111 países. Además, adelantó que el campeón tiene gran­des posibilidades de dispu­tar el Mundial de Clubes, cuestión que se definirá en la próxima sesión de la FIFA. El partido decisivo se jugará en Barrio Obrero bajo estric­tas medidas de seguridad. En tanto, el organismo anuncia hoy las dos ciudades elegi­das para albergar las finales de las Copas Libertadores y Sudamericana en el 2020. Hay candidaturas de Brasil, Argentina y Perú.