“Solo quiero que sea una fiesta y que gane el mejor”. “Me gus­taría tener mi primer clásico”. Esas frases se escucharon ayer en el local de la Guarde­ría Ñande Rogami de la ciudad de Luque hasta donde llega­ron José Leguizamón (Olim­pia), Alberto Espínola (Cerro Porteño) y Aldo Vera (Sol de América).

Los dos primeros podrían encontrarse el sábado en el clásico entre Cerro Porteño y Olimpia en la Olla. Asistieron invitados por Kemsa CISA, junto con Aldo Vera de Sol de América, para entregar obse­quios a niños del lugar.

Leguizamón dijo que “en Olimpia nos preparamos para ganar siempre todo lo que venga. Ojalá esta vez sigamos por la senda de los triunfos y al final se festeje. Que no haya violencia, dentro ni afuera del estadio. Si todo sale bien, el fútbol paraguayo habrá triunfado”.

A su vez, Alberto Espínola, quien aún no jugó un clá­sico, pidió que sea “un par­tido tranquilo, donde no haya agresiones, menos entre los aficionados. Yo espero poder jugar un clá­sico, hasta ahora no pude, pero estoy a disposición del entrenador”.