Enfrentando a Bolivia, la selección brasileña abre hoy una nueva edición de la Copa América, que 30 años después se rea­liza nuevamente en Brasil. La Canarinha de Tite buscará estar a la altura de las ante­riores selecciones brasileñas, que siendo locales se queda­ron con el título de campeón.

El director técnico de Bra­sil, que arrasó en las Elimi­natorias pasadas, pero en el Mundial de Rusia fue despa­chada por Bélgica en los cuar­tos de final, no podrá contar con Arthur, el volante de Bar­celona, quien se viene recu­perando de una lesión, pero todavía no está en forma óptima para poder arrancar. Tite aseguró en conferencia de prensa que podría estar a disposición en el banco.

El reemplazante de Arthur sería Fernandinho. El volante del Manchester City formó parte del entrenamiento de ayer. Ante esto, Casemiro, quien usualmente ocupa el centro del campo en la línea de tres volantes, se corrió al costado derecho, mientras que Coutinho estuvo en el izquierdo.

David Neres, uno de los pun­tales del Ajax semifinalista de Europa, conforma el tridente ofensivo, que ante la ausencia de Neymar, se completa con Roberto Firmino y Richar­lison.

Por su parte, Eduardo Ville­gas, DT de Bolivia, no tiene muchas dudas. Prepara un mediocampo poblado para intentar cortar el juego rival en esa zona, pero en su base no figura una de sus cartas prin­cipales: Alejandro Chuma­cero. En ataque todo recaerá sobre Marcelo Moreno Mar­tins, la interminable carta de gol de la Verde, que actual­mente milita en la segunda división del fútbol chino.