La final de la Copa Libertadores en Madrid se recordará “como la tremenda vergüenza del fút­bol argentino”, aseguró en una entrevista publicada el presi­dente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, que considera par­tir “en desventaja” respecto a Boca Juniors.

“(Se recordará) como una vergüenza, como la tremenda vergüenza del fút­bol argentino”, afirmó el man­datario en una entrevista en el diario español El País a dos días de la final de vuelta prevista el domingo en el estadio Santiago Bernabéu.

“River es un dam­nificado. Acá se les prohibió a 66.000 aficionados, gente que vino de todos los lugares de Argentina y del mundo para ver esa gran final. Y ahora les pusie­ron el espectáculo a 10.000 kilómetros. Estamos en des­ventaja”, lamentó. “Al hincha de River le robaron su partido, le robaron la posibilidad de ver la gran final”, insistió.