Con mucha gente durante el entre­namiento vesper­tino, el plantel de Cerro Por­teño activó de cara al juego de mañana frente al Depor­tivo Capiatá. Motivados por ese respaldo multitudina­rio, Jubero dirigió la prác­tica intensa, con los cánticos y gritos de la barra presente.

Con el equipo base resuelto, el trabajo del plantel fue más relajado, pese a las exigencias del cuerpo técnico. El entre­nador no confirmó el once que comenzará, pero dejó entre­ver que será la misma ali­neación que ganó en la fecha anterior, con el mismo Mar­celino Ñamandú como juve­nil, debido al buen desem­peño demostrado.

Jubero dijo en la charla con la prensa que “Churín no está en un nivel bajo, lo analiza­mos más en frío y sabemos que su juego absorbe mucho la marca del rival, él juega en equipo”. Indicó asimismo que “es todavía un poco temprano para decir que es un mano a mano con el tradicional rival. Debemos esperar completar la primera rueda, quedan muchos puntos por jugar aún. Nosotros no debemos perder más puntos y buscar ganar cada partido”.

CAMBIOS

Hay modificaciones, pero a nivel dirigencial. En el depar­tamento de fútbol ingresan ahora Blas Reguera, Daniel Prieto y el Dr. Darío Arce Gutiérrez. Sale Raúl Zapag para meterse de lleno a la campaña proselitista.