Ciudad del Este. Agencia regional.

En la ciudad más cos­mopolita del país no falta un croata que pueda disfrutar del fútbol con la consagración de la selec­ción como finalista en la cita mundial. Él es descendiente de croatas, nacido en Perú y 18 años viviendo en Paraguay, de las cuales hace diez años está en Ciudad del Este. Se trata de Alexander Veraste­gui Egg, de 40 años.

Tiene nacionalidad croata y peruana con una hija para­guaya. Asegura que antes del Mundial de Fútbol, tenía tres camisetas para apoyar, pero ante la ausencia de Paraguay, le quedaron Perú y Croacia, aunque reconoce que no había demasiadas expectativas por el equipo de su país de origen. "En realidad tengo tres nacio­nalidades y hoy tengo la posi­bilidad de disfrutar de esta gran alegría con una de ellas, esa es la verdad", dice el ciuda­dano que llegó a la nota con La Nación, con una camiseta de la selección de Croacia.

"Ayer lo llamé a mi padre en Perú, la emoción nos quebró, llegamos a la final y esto es maravilloso", expresó Alexan­der. "El fútbol une a los pue­blos, es una lástima que solo el deporte haga eso", agrega al tiempo de mencionar que sin­tió el apoyo de muchos para­guayos a la selección croata en estas instancias finales.

ESTUVO EN RUSIA

Alexander cuenta que estuvo en el Mundial de Rusia hace diez días y visitó por primera vez Croacia como parte de su viaje europeo. "La emoción en la conversación con mi padre tuvo que ver también porque sabía de mi viaje para conocer la tierra de los pueblos", cuenta el croata.

Asegura que se siente un para­guayo más con tantos años en el país y con una hija nacida en el país, pero manifiesta que no puede escaparse al sentimiento de otros croatas y de su familia residente en Perú, al darse esta posibilidad de que el país de sus abuelos esté tan cerca de llegar al título mundial.

Verastegui Egg dice que tra­bajaba en una empresa y hace cinco años que salió para dedi­carse al rubro inmobiliario, a las ventas, en forma indepen­diente y asegura que le va bas­tante bien. "No pienso dejar el país, Paraguay es bastante tranquilo, hay paz, y lo que busca el ser humano es vivir en paz", manifestó el hombre que hoy celebra tener un ori­gen croata.

Informó que seguramente se juntará con sus amigos el domingo para ver el partido porque no conoce a otros croa­tas que residan en Ciudad del Este o en los municipios veci­nos. Dijo que tiene contactos con la Asociación de Croatas en Paraguay y de esa forma sabe que en Asunción es donde se concentra la mayor parte de la comunidad, además de Encarnación.