Los perros tienen sentidos más desarrollados que los seres humanos, especialmente el olfato, que en los canes es sumamente sensible a los estímulos del ambiente. De ahí que, para cuidar de manera correcta a estas mascotas, es importante poder conocer los olores que les molestan o les pueden generar algún tipo de disgusto.

Atendiendo a la sensibilidad de su olfato, los olores cítricos tienden a disgustar a los perros, ya sea por las frutas o en aromas de otros productos, según revelaron estudios veterinarios, replicados por la prensa internacional. Incluso, los cítricos pueden provocar irritaciones en las vías respiratorias de los canes.

Al igual que los cítricos, los canes odian el olor del alcohol antiséptico. Se aconseja evitar utilizar este líquido cerca de estos peluditos para cuidar no solo su olfato, sino también su piel. El líquido antiséptico suele ocasionar irritaciones cutáneas en las mascotas. Lo mismo sucede con los productos de limpieza, que pueden resultar sumamente invasivos para los perros.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: El origen de la sopa paraguaya despertó el interés de New York Times

El olor de la naftalina es uno de los más peligrosos y molestos para los perros, pero el problema no solo es el aroma que desprenden, sino que también la ingesta puede generar daños severos en ellos. Se trata de un producto común para eliminar insectos, por lo que es fundamental mantenerlo alejado de las mascotas.

El olfato de los perros está entre 10.000 y 100.000 veces más desarrollado que el de los seres humanos. Los receptores olfativos que pueden llegar a tener son más 300 millones Por este motivo, cuidarlos de los olores que consideran desagradables hace al bienestar de estos peluditos.

Te puede interesar: ¿Qué ocurre en el cuerpo cuando se limita o se deja de consumir cafeína?

Dejanos tu comentario