La papa es un tubérculo muy nutritivo, y entre sus numerosas ventajas, se destaca por su aporte a la salud cardiovascular. Si se consume en forma correcta, puede ser de gran ayuda para prevenir patologías relacionadas con la salud del corazón como, por ejemplo, la hipertensión.

Según investigaciones nutricionales de la Universidad de Sidney en Australia, la papa es rica en flavonoides, carotenoides y ácidos fenólicos, que son antioxidantes efectivos para contrarrestar los efectos perjudiciales de los radicales libres y, por ende, cuidar la salud del corazón. Este tubérculo es además fuente de fibra, potasio y vitamina C, elementos esenciales para el fomento de un sistema circulatorio y un corazón saludables.

El almidón resistente presente en las papas también promueve el control de los picos de azúcar en la sangre y el correcto funcionamiento digestivo. Como consecuencia, uno de los efectos positivos del consumo de este tubérculo es la reducción de la inflamación intestinal y el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: Este es el beneficioso mineral que ayuda a mantener los dientes fuertes y sanos

La papa es igualmente una fuente de energía natural. Únicamente 100 gramos de este tubérculo al día son necesarios para recargarse de energía. Este alimento es muy versátil y puede aportar casi en cualquier receta o preparado.

Cocinada de la forma correcta, sin aceite y previamente refrigerada, puede brindar hasta el doble de saciedad, por lo que también es útil en planes de alimentación destinados al descenso de peso, siempre que se eviten las grasas vegetales al momento de cocinarlas.

Te puede interesar: ¿Con qué frecuencia se debe lavar el cabello para estimular su crecimiento?

Dejanos tu comentario