Debido a sus poderosos nutrientes, la ciruela está vinculada a la mejora del tránsito intestinal, pero sus beneficios van más allá: principalmente en su versión deshidratada, (ciruela pasa), la fruta ayuda además a combatir la osteoporosis, una enfermedad en la que los huesos se vuelven frágiles y aumenta la masa muscular, por lo que los tejidos encargados de darle funcionalidad y movilidad al cuerpo se vuelven frágiles.

Según importantes investigaciones, principalmente las ciruelas pasas pueden aumentar en el organismo las concentraciones de IGF-1, la proteína encargada de regular la hormona del crecimiento. De esta forma se desarrollan correctamente los huesos y el tejido muscular. Las ciruelas pasas son ricas en hierro y potasio, pero también en sorbitol, un carbohidrato que ayuda a mantener vacío el intestino.

De acuerdo con los análisis médicos, comer al menos 50 gramos de ciruelas pasas (5-6 unidades) ya comienza a mostrar ciertas mejoras en aspectos de la salud. Esta fruta deshidratada también es un superalimento que se emplea en las dietas desintoxicantes, debido a sus propiedades en fibra y antioxidantes.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: Cómo preparar la remolacha para controlar la hipertensión arterial

Las ciruelas pasas son además ricas en vitamina C, vitamina K y una propiedad denominada “pectina”, que ayuda a reducir el colesterol. Esta fruta deshidratada cuenta, a su vez, con magnesio y potasio para neutralizar el desarrollo de los ácidos en el cuerpo y garantizar la buena salud del organismo.

Las ciruelas pasas son una excelente opción para incluir a la dieta como “snack saludable”. Por su sabor dulce, ayudan a reducir el azúcar en la dieta y a reducir medidas, protegiendo el organismo con sus propiedades. Aportan además sensación de saciedad a quiénes la consumen.

Te puede interesar: Conocé cuáles son los remedios caseros para acelerar el crecimiento del cabello

Dejanos tu comentario