Los gatos tienen increíbles habilidades para trepar y saltar, por lo que mantenerlos lejos del jardín puede parecer imposible. Afortunadamente hay algunas formas de hacerlo, y sobre todo, sin lastimarlos. Son de deambular por el patio o jardín debido a la curiosidad, el apareamiento, la caza, la alimentación y el establecimiento de territorio, incluso algunos gatos podrían estar buscando un nuevo lugar al que llamar hogar.

La presencia de estos felinos en el jardín puede ser perjudicial, por lo que necesitarás emplear ciertas técnicas o productos para evitar que utilicen el sector de tus plantas como caja de arena. Aquí te presentamos algunos métodos infalibles, que además de efectivos son amigables con los animales, es decir, que no les harán ningún tipo de daño.

1. Barreras de olores. La nariz de un gato es muy sensible al olfato, por eso los repelentes comerciales para estos animales utilizan el método de barrera de olores para evitar que ingresen al área prohibida. También algunas plantas desprenden olores que les desagradan, como la ruda, lavanda y el poleo.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Tampoco les gusta el olor de las cáscaras de naranjas, limones, limas y toronjas, así que si las colocas entre tus plantas lo más seguro es que ni se acerquen a ellas. Otra técnica es poner por el patio café molido usado, bolas de naftalina, eucalipto o vinagre.

Si no quieres que los gatos se vayan por completo, pero quieres evitar que se mantengan en tu jardín, planta hierbas gatera para los felinos en un pequeño rincón de tu patio, así tus flores quedarán en paz. Foto: Gentileza.

2. Barrera física. Colocar alambre alrededor del lugar es una forma también efectiva de alejar a los gatos, porque simplemente odian el material erizado.

3. Hidrófugo. El agua es otro tipo de barrera física que es como la criptonita para los gatos. Cuando los atrape en la zona prohibida, puedes intentar rociarlos con una pistola de agua, ya que este método refuerza la idea de que no son aceptados cerca de tus plantas. Como no puedes sentarte en tu jardín todo el día, coloca algún dispositivo de agua, como un aspersor que cuando detecta la presencia de un intruso, dispara una ráfaga de agua.

4. Barreras de sonido. Los gatos tienen un rango auditivo mucho más alto que los humanos. Existen dispositivos electrónicos que funcionan con una alta frecuencia que es inaudible para los humanos, pero insoportable para los gatos. Al detectar la presencia del intruso, esta herramienta emite un sonido que asusta al gato.

También puedes hacer un dispositivo ruidoso colocando elementos en una lata vacía que pueda molestar cuando un gato camina sobre una cerca. O bien, usa una campana sensible o campanas de viento que hagan ruido cuando un gato provoque alguna vibración.

5. Designa un área apta para gatos. Si no quieres que los gatos se vayan por completo, pero quieres evitar que se mantengan en tu jardín, planta hierbas gatera para los felinos en un pequeño rincón de tu patio, así tus flores quedarán en paz. Este espacio incluso podría funcionar como su arenero.

A los gatos no les gusta el olor de las cáscaras de naranjas, limones, limas y toronjas, así que si colocas entre tus plantas lo más seguro es que ni se acerquen a ellas. Foto: Gentileza.

Dejanos tu comentario