Desde hace tres décadas, Juan Ramón Caballero, de 65 años, se desempeña como peluquero en el barrio Los Naranjos de la ciudad de Ñemby, y hace unas semanas llamó la atención debido a su notable gesto de solidaridad para con sus vecinos más pequeños.

El profesional cuenta con servicio de internet que utiliza tanto para su casa como para su negocio y, debido a ello, una pequeñita cercana a su domicilio se le acercó para pedirle permiso para utilizar el wifi, ya que debía realizar sus tareas escolares, a lo que Juan Ramón le contestó: “Claro que sí”. El trabajador explicó al sitio Upsocl: “También tengo hijos y sé cómo es estudiar así”.

Es noticia: Bill Gates y Melinda ponen fin a 27 años de matrimonio

Ahora la niña va todos los días hasta el frente de la peluquería de don Juan Ramón Caballero con una mesita y una sillita, para presenciar de forma virtual y realizar sus quehaceres de la escuela, ya que cuesta bastante estar al día, a consecuencia de los costos en el servicio, la infraestructura y todo lo que conlleva participar de las clases virtuales.

Y, además, de brindar el servicio a sus cercanos, Juan Ramón declaró a otros medios que ya está en proceso la solicitud de un servicio de wifi mucho más amplio y potente, para expandir a sus allegados y así poder ayudar a los alumnitos de su barrio.

Leé también: Triste final: hallan cuerpo de la joven Kamila flotando en el río Paraguay

Al respecto, Silvia Benítez, madre de la vecinita de don Caballero, expresó su agradecimiento por la actitud del peluquero, ya que ellos no tienen la posibilidad de acceder a un buen servicio de internet y más aún considerando los costos.

Cabe destacar que, además de la pérdida de vidas humanas, la pandemia del COVID-19 ha afectado fuerte y negativamente a la educación en nuestro país, debido a que no todos tienen los recursos necesarios para acceder a un servicio de calidad y la infraestructura exigida.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar