Mantener nuestro cuerpo, recuperar el peso ideal y cuidar la salud es una obsesión para muchas personas, y más aún luego del atracón de las fiestas de fin de año. Es por ello que las profesionales en nutrición de la Fundación Tesãi, Diana Flores y Nathalia Romberg nos brindan consejos útiles para bajar esos “kilitos de más” y estar en buena forma física.

Una dieta sana y equilibrada refuerza nuestro sistema inmunológico siendo la herramienta más efectiva de prevención y protección ante el COVID-19. Por su parte la licenciada Nathalia Romberg, nutricionista del Hospital del Área 2 manifestó que los excesos alimentarios durante las festividades generan un sinnúmero de problemas gastrointestinales como sensación de malestar (estreñimiento, diarrea, gastroenteritis, cefalea, hinchazón abdominal, entre otros).

Es noticia: Sale “Karai Atõ”, una nueva novela escrita en guaraní

Para ello es fundamental desintoxicar el cuerpo evitando alimentos con alto contenido calórico, disminuir la cantidad de sal, reducir las grasas, frituras y aceites, limitar la ingesta de azúcar y evitar el consumo excesivo de alcohol. “Tenemos que recuperar la rutina alimentaría, volver a respetar los tiempos de comida como el desayuno, almuerzo, merienda y cena. No comer fuera de horario, evitando los atracones”, mencionó al respecto.

La profesional agregó que los cítricos son muy buenos para iniciar el proceso de desintoxicación del cuerpo. “El limón es muy bueno para desintoxicar porque es rico en vitamina C y antioxidantes. Comenzar el día con un vaso de agua caliente con zumo de limón ayuda a eliminar toxinas y a limpiar el cuerpo”, resaltó.

Para poder llevar una alimentación sana como un estilo de vida, es importante proveerse y darle prioridad a los alimentos bajos en calorías. Foto: Gentileza

En este sentido Romberg, integrante del equipo de nutricionistas del pabellón de internados de la Fundación Tesãi, expresó: “Tenemos que insistir en una alimentación equilibrada, evitando los azúcares e hidratos de carbono. Hay que consumir las frutas de estación y verduras frescas para fortalecer nuestro sistema inmune y mantener nuestro peso”, sostuvo.

La profesional enfatizó que lo ideal es optar por carnes magras, rica en proteínas, incorporando pescado a la dieta, comer dos o tres frutas por día, además de aumentar la porción de verduras crudas porque ayudan a “resetear” el organismo, proporcionando los minerales, vitaminas y aminoácidos que necesita el cuerpo para su buen funcionamiento.

No es recomendable que las personas confíen en dietas milagrosas porque el metabolismo de cada persona es diferente. “Todo tiene que ser un proceso gradual, si es muy de golpe y no tiene los resultados que se espera, la persona se fustra y deja de cuidarse y desiste a las dos o tres semanas. Tenemos que tener un estilo de vida saludable sostenible en el tiempo”, afirmó Romberg.

La licenciadas en Nutrición de la Fundación Tesãi Jazmin Parquet, Diana Flores, Nathalia Romberg y Karen Riveros. Foto: Gentileza.

La licenciada, Diana Mabel Flores, del pabellón de internados, sostuvo que se debe moderar la ingesta de chocolates, budines, panetones, postres, helados, evitar las bebidas azucaradas, consumo de embutidos como chorizo, carne de cerdo, jugos muy procesados.

Hay que probar e incorporar a la dieta diaria infusiones como té verde, bebidas que puedan saciar, hidratar y que tengan un efecto diurético para limpiar el organismo. El caldo o sopa de verdura también es una buena opción para eliminar esa sensación de pesadez y alivianar nuestro sentimiento de culpa.

Es noticia: Receta LN: salteado de pollo con verduras

Después del exceso de comida y alta ingesta de bebidas alcohólicas, es importante reacondicionar el organismo y por sobre todo tener fuerza de voluntad para controlar el picoteo en horas inadecuadas, cambiando nuestros hábitos acompañado de la práctica de deportes y una rutina de ejercicios físicos, además de consumir en promedio dos litros de agua por día.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar