El pasado 3 de febrero, Clotilde Cabral cele­bró cuatro años diri­giendo el Centro Cultural de la Ciudad Carlos Colom­bino-Manzana de la Rivera.

Multifacética, con más de treinta años en el arte, es actriz, gestora cultural, directora teatral y produc­tora, entre otras muchas ocupaciones; sostiene que este trabajo la hace inmen­samente feliz.

–¿Cual el balance de estos 4 años al frente del centro cultural?

–Fueron cuatro años de intenso recorrido por las distintas direcciones para lograr ejecutar presupuesto y recuperar el brillo de este emblemático Centro Cultu­ral. Creo que logramos recu­perar gran parte de los espa­cios que estaban cerrados a mi llegada. Y pudimos crear nuevos espacios y eventos.

–¿En qué estado lo encon­traste?

–Cuando entré a la Man­zana encontré cerradas las dos salas de teatro. El Gar­cía Lorca para 300 perso­nas era un depósito de dese­chos. El auditorio Ruy Díaz de Guzmán para 100 per­sonas estaba lleno de buta­cas viejas, telas de arañas y polvo. Además despedía un olor nauseabundo y los aires no funcionaban.

El Museo de la Ciudad (casa Viola) estaba cerrado con la viga central colapsada. Y había goteras y humedad en casi todas las 9 casas que conforman la Manzana, ade­más de falta de pintura y sanitarios sin dispenser, etc.

Vista del acceso principal a la Manzana de la Rivera.FOTO: GENTILEZA
Vista del acceso principal a la Manzana de la Rivera.FOTO: GENTILEZA

En cuanto a la parte cultu­ral se reanudaron las noches de teatro, conciertos, lanza­miento de libros, exposicio­nes y un programa nuevo que arrancó desde el año pasado de manos de la Dirección General de Cultura: Man­zana abierta, que consiste en un ciclo con lunes de cine, martes de música y miérco­les de teatro, con entradas populares para la ciudada­nía.

La biblioteca Municipal Augusto Roa Bastos está abierta al público de lunes a lunes de 8:00 a 18:00. Y los domingos y feriados hasta el mediodía. Tengo el placer de comentarles que recibe a muchísima gente, en espe­cial niños y jóvenes.

–¿Se hicieron los arre­glos? ¿Cuál considerás tu mayor logro?

–El mayor logro de esta administración es la reaper­tura del Museo de la Ciudad, Casa Viola. Y por supuesto la reapertura de los dos audito­rios teatrales, además de cli­matizar la galería de exposi­ciones Casa Castelví.

Todo lo referente a pintu­ras, carpintería y parte eléc­trica se hizo con el apoyo de la Dirección de Servicios Generales de la Municipa­lidad de Asunción, al igual que el mantenimiento de los aparatos de aire acondicio­nado. También hemos reci­bido algunas donaciones en equipos para los diferentes espacios.

–¿Te hace feliz esta labor?

–Me hace inmensamente feliz, y estoy muy agradecida con las personas que confia­ron en mi gestión.

ESPACIOS REABIERTOS

–¿Este trabajo te permite dedicarte a otras cosas?

–En los primeros tres años, prácticamente vivía en la Manzana, y golpeando puer­tas de las demás direcciones para lograr el objetivo. Así pudimos reabrir el Museo del Arpa, abrí el Museo del Audiovisual, adquiri­mos a través de la Direc­ción General de Cultura y Turismo varios importan­tes títulos de libros para nuestra Biblioteca Muni­cipal Augusto Roa Bastos, llegando a más de 40 mil volúmenes. También pudi­mos cambiar todo el piso de la galería, poner dispenser en los sanitarios, adquirir un bebedero, una hidrola­vadora, cortador de césped, aspiradora, escaleras, cerrar y poner aire a la oficina de seguridad, etc.

En los últimos años pude dedicarme a lo que también es mi motor, el teatro y el cine. Aunque paralelamente también ejerzo la presiden­cia de la Sociedad de Gestión Colectiva de los Derechos del Artista del Audiovisual, INTERARTIS PY., la aseso­ría cultural de IYF, y apoyo a la Sociedad de Escritores del Paraguay en todo lo que puedo.

En tanto, mi parte artística sigue girando por el mundo con la película “Las Herede­ras” y estamos preparándo­nos para el regreso a la pan­talla chica, con la ficción nacional “El Regreso de las Sombras”

–¿Qué falta por hacer?

–Muchísimo!!!! La restaura­ción integral de toda la Man­zana de la Rivera. Climatizar las demás galerías de arte, crear o recuperar la “Socie­dad Amigos de la Manzana” entre tantas otras cosas.