Londres, Reino Unido | AFP

El actor británico Albert Finney murió a los 82 años, informó ayer su familia, dejando tras de sí una prolífica carrera, con cinco nominaciones al Oscar, tres Globos de Oro y obras emblemáticas como “Asesinato en el Orient Express” o “Erin Brockovich”.

“Falleció en paz luego de una corta enfermedad con sus allegados rodeándolo”, anunció un portavoz de la familia. Albert Finney nació el 9 de mayo de 1936 en Salfrod, cerca de Manchester, en el noroeste de Inglaterra, y estudió en la Royal Academy of Dramatic Art en Londres.

Tras dar sus primeros pasos en el teatro trabajando en obras de William Shakespeare, saltó a la fama en la década de los años 1960 en el marco de la nueva generación de actores británicos surgidos de la clase obrera que revolucionaron la gran y la pequeña pantalla.

Desde entonces, con su rostro de claros ojos azules y piel rosada, mostró una enorme versatilidad, particularmente para los acentos, en más de 40 películas. “Me gusta hacer evolucionar a mis personajes, viajar con ellos”, había dicho en una entrevista a la AFP en 1992.

Con un pie en Londres y otros en Hollywood, a lo largo de toda su carrera nunca dejó de combinar la gran pantalla con los escenarios.

Entre sus películas más recientes figuran “El ultimátum de Bourne” (2007), “El legado de Bourne” (2012) y la cinta de la serie James Bond “Skyfall”, estrenada ese mismo año. “Estamos muy tristes de oír que Albert Finney nos ha dejado”, afirmaba un tuit en la cuenta oficial de James Bond @007.

Todo el mundo lo recordará en innumerables papeles secundarios, desde “Traffic” (2000) y “Ocean’s Twelve” (2004) de Steven Soderbergh a “Big Fish” (2003) de Tim Burton, pero Finney fue nominado cuatro veces al Oscar de mejor actor en un papel protagonista.