El cine chileno volvió a demostrar su gran nivel, al quedarse con tres de los trofeos más codiciados de los Premios Fénix: "Una mujer fantás­tica", drama sobre una mujer transexual que debe encarar los prejuicios en medio del duelo por su pareja recien­temente fallecida, se coronó como mejor largometraje de ficción, además de la dirección de Sebastián Lelio y la acla­mada actuación femenina de su protagonista, Daniela Vega.

El cine de América Latina, España y Portugal vibró otra gran gala, en la noche del miér­coles último, con la ceremonia del Premio Iberoamericano de cine Fénix, cuya cuarta edición tuvo lugar en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, de la capital mexicana; organizada por la asociación Cinema23, una plataforma con más de 700 profesionales de 23 países.

Por primera vez, los Fénix reconocieron las series hechas en Iberoamérica, y la fiesta fue para Netflix, ya que su exitosa coproducción de EEUU-Colombia, "Narcos", triunfó como mejor drama y ensamble actoral; mientras que su producción mexicana "Club de Cuervos" ganó como mejor comedia.

Paraguay figuró con una nomi­nación en la categoría de foto­grafía documental, por "Ejer­cicios de memoria", de Paz Encina; el trofeo recayó en "La libertad del diablo" (México), potente retrato sobre el terror del narcotráfico, que también destacó como mejor largome­traje documental y música ori­ginal.

"Un monstruo viene a verme" también resultó con tres galardones: sonido, diseño de arte y Premio Fénix de los Exhibidores (elegido por el público). La lista de ganado­res se completa con actuación masculina: Óscar Martínez por "El ciudadano ilustre"; guión: "Estiu 1993"; edición: "A fábrica de nada"; vestuario: "Joaquim"; y fotografía de fic­ción: "El invierno".

El Premio Fénix a la Trayecto­ria se otorgó a Norma Alean­dro, actriz, directora y guio­nista argentina; y el de Trabajo Crítico a Isaac León Frías.