La compatriota vive en el vecino país desde hace varios años y mediante un programa de televisión, mostraron la situación de abandono y pobreza en que vive.

Perla es el nombre artístico de la cantautora paraguayo-brasileña Ermelinda Pedroso Rodríguez D’Almeida, quien nació en Caacupé y actualmente tiene 66 años. Por medio del programa “Domingo Show” de Geraldo Luis, emitido por la cadena de TV brasileña Rede Record, se dio a conocer el difícil momento tanto personal como profesional de la artista paraguaya.

Mediante una visita a la casa que tiene Perla en el Brasil, el programa mostró la complicada situación por la que atraviesa, donde se puede ver una casa bastante desordenada, con muchas cosas de su época dorada pero en total estado de abandono. La cantante se mostró agradecida con el conductor del programa, a quien recibió muy cálidamente y al mismo tiempo un poco avergonzada por mostrar la manera en que vive actualmente.

La cantante ya no tiene el cabello largo como era conocida en sus años de prolífica carrera musical, hace un tiempo decidió cortárselo luego de que le hayan diagnosticado cáncer a una de sus hermanas. Luce una melena corta que confesó ella misma haber hecho el corte.

Perla, en 1971 cuando apenas tenía 18 años, se mudó a Brasil en búsqueda de oportunidades. Fue entonces cuando se consagró en los años setenta con los éxitos “Fernando” y “Pequenina”, versión en portugués de la canción del grupo ABBA de esa misma década. A lo largo de su carrera, Perla vendió más de diez millones de discos y ganó diez discos de oro y tres de platino, entre otros premios.

En el reportaje hecho por el canal brasileño de más de 40 minutos de duración, se pueden observar los distintos premios que obtuvo a lo largo de su vida profesional en distintos países, así como también parte de los vestuarios utilizados en la época y muchos recuerdos más, como una imagen de la virgen de Caacupé.

Perla dijo estar rodeada de las plantas y de sus animales, con quienes habla, que esa es su vida y que agradece a Dios por lo que tiene pero que le gustaría poder estar en mejores condiciones, volver al escenario, el público, los aplausos. “Tengo mis mascotas, mi papagayo, mi colibrí. Me gusta conversar con ellos, porque las cosas plásticas son cosas para gente muerta, no quiero eso”, dijo también la intérprete de India y Galopera.