El país ha comenzado el quinto mes del 2021 con una agenda cargada de padecimientos. Recordará en pocos días el ani­versario de la independencia nacional con la bandera tricolor empapada de luto. Y entonará el himno patrio al mismo tiempo que muchos compatriotas sollozan por sus fallecidos.

Abril ha sido, de lejos, hasta ahora el mes más fatídico en cantidad de falle­cidos y de contagiados por coronavirus en el año y dos meses que llevamos de vivir en medio de esta angustiosa pan­demia. Nunca antes, excepto en tiempos de contiendas armadas, el país lamentó tantas personas muertas en un lapso de treinta días, con todo lo que ello implica en padecimiento. También ha sido el tiempo en que mayor cantidad de enfer­mos han tenido que ser internados en los hospitales del país por el creciente número de casos que se han dado a dia­rio, llegando a lamentables récords en esa materia.

Cuando se mira la cantidad de casos de covid-19 y de decesos que se registra­ron en meses anteriores, todo queda pequeño ante la extraordinaria magni­tud que han alcanzado últimamente en abril. Las cifras de fallecidos y de conta­giados que se contabilizan últimamente son tan sorprendentes, que parecería que todo está ocurriendo en otro punto del planeta y no en el Paraguay.

En los 30 días que tiene abril se apun­taron más fallecidos por la enferme­dad que en los nueve meses desde que comenzó la pandemia, en marzo, hasta el 29 de diciembre del 2020. Los conta­giados en ese mes alcanzaron tal can­tidad, que superan los números de los que se enfermaron de marzo hasta el 2 de noviembre del año pasado. Y en un solo día, el 29 de abril, han falle­cido 106 personas, dos menos que los 108 individuos que murieron desde el 20 de marzo hasta el 14 de agosto del 2020, en los primeros cinco meses de la pandemia.

Solo en abril último han traspasado la frontera de la vida 2.224 individuos, lo que significa que el promedio diario de muertes alcanzado fue de 74 personas. En la última semana de ese mes llega­ron a registrarse más de un centenar de decesos por jornada, con 106 muertes el día 29, y 102 cada uno los días 28 y 26 de abril.

En el cuarto mes del año se infecta­ron del coronavirus 64.410 individuos, lo que constituyen 2.147 casos nuevos por jornada, tres veces más de los que se contagiaban por día en noviembre. El récord de nuevos enfermos se produjo el 23 de abril, con 2.752 contagiados, seguido de 2.695 casos del 29 y 2.676 del 22 de abril.

Como consecuencia de la avalancha de tantos contagiados, los servicios médi­cos del país se vieron desbordados como nunca de enfermos, muchos de quienes no tenían lugar para su internación. Los récords de internados en abril se die­ron el 27, con 3.079 enfermos y el 26 con 3.074 internados. Las camas de terapia intensiva recibieron el máximo de per­sonas el 27 de abril, con 563 individuos y el día 26, con 549 internados.

En la semana comprendida entre el 25 de abril y el 2 de mayo se produjo el mayor número de decesos semanales, con 672 muertes, que hizo un promedio de 96 fallecidos por día. En tanto que la que tuvo la mayor cantidad de casos fue la semana del 18 al 25 de abril, con 16.920 enfermos, que hace un promedio de 2.417 contagiados por jornada.

El fallecimiento de cualquier persona es un hecho muy penoso, por lo que la muerte de tantos seres humanos cons­tituye una tragedia descomunal. Pero al mismo tiempo que se vive tanta pena, tenemos que hacer de tripas corazón y encarar la lucha con todas las fuerzas. Debido a ello este momento especial en la vida del país trae un reto muy particu­lar para todos.

La trágica realidad que se divisa a través de los números del día a día indica que estamos viviendo una situación que no permite otra actitud que tomar concien­cia de esta circunstancia. Y que debe­mos dejar de lado nuestras diferencias y olvidar rencores para asumir todos jun­tos el compromiso que implica afrontar tamaño desafío.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar