Los buenos precios internacio­nales de algunos productos del agro y la perspectiva de que el comercio internacional aumente su dinamismo con más compras y ventas son puntos positivos para el país a la hora de dibujar las previsiones de este año. Si el clima sigue favorable en este y los próxi­mos meses, se puede afirmar que la soja tendrá una excelente temporada, sobre todo por los buenos precios internaciona­les. El envío de carne bovina también tiene diagnóstico favorable y se aguarda el buen suceso alcanzado el año anterior, recu­perando algunos mercados debilitados y sumando otros países entre los comprado­res. Si la producción y reexportación de la maquila se sobreponen a los números del 2020, también será otro elemento positivo a la hora de sumar más ingresos por ventas al exterior. Si se producen estos hechos, se habrá dado un gran paso para dejar defini­tivamente atrás algunos de los contratiem­pos soportados en la economía a causa del percance pandémico.

El comercio exterior paraguayo sufrió en el 2020 las consecuencias de la emergen­cia internacional causada por el covid-19, por lo que el total de las exportaciones tuvo un bajón del 9,4% comparado con el 2019. Hasta las reexportaciones tuvieron un flojo desempeño con una disminución del 8,7%, por lo que el ingreso de divisas por esos conceptos se resintió.

Por el lado de las importaciones, la reduc­ción fue aún mayor, ya que la caída fue del 18% frente a las compras hechas en el 2019. Debido a ello, el superávit de la balanza comercial fue de 1.470,2 millo­nes de dólares frente a 1.019,2 millones de dólares del año anterior, un incremento del 44,2%. Aunque en cierto sentido puede considerarse positivo el haber gas­tado menos en importaciones, el menor ingreso de ciertos productos como auto­móviles y maquinarias no ayudó al dina­mismo del mercado interno del país, que vio caer las ventas en algunos importan­tes sectores del comercio.

En el campo de las exportaciones, la venta de soja tuvo un 36,2% de aumento con relación al año anterior. El principal comprador del grano fue la Argentina, que se llevó el 75,4% de la oleaginosa, seguido por Brasil, que adquirió el 11,7%.

La carne vacuna se exportó por valor de 1.185,1 millones de dólares, un aumento del 8,4% si se tiene en cuenta la facturación del 2019. Rusia, que solía ser el principal com­prador, quedó en el segundo lugar, y Chile se ubicó como el más importante, pues adquirió el 37,5% de los envíos cárnicos.

Aunque el precio promedio de nuestras exportaciones de carne bovina fue leve­mente inferior (-1,1%), hubo importantes incrementos en Egipto, Hong Kong, Italia, Taiwán. El país que mejor precio pagó por la carne paraguaya fue Italia, que cotizó un valor promedio de 6.362 dólares la tone­lada (más de 44 millones de guaraníes).

En el mercado internacional, actualmente la cotización de la soja está por encima de 500 dólares la tonelada. Este valor compa­rado con el precio promedio pagado en el 2020 por la soja paraguaya, de 324 dólares la tonelada, representa un incremento del 54%, un alza nada despreciable que bene­ficiará no solo a los productores y expor­tadores, sino también al país, por el mayor ingreso de divisas. Fuentes de la Unión de Gremios de la Producción (UGP) calculan que, si todo va bien, este año podría aumen­tar entre 800 millones a 1.000 millones de dólares la entrada de la divisa generada por la oleaginosa.

El buen precio del grano se debe a la menor producción de algunos países y la fuerte demanda de China. El Departamento de Agricultura de EEUU indicó que Argen­tina, el tercer mayor exportador de soja, tendrá una importante disminución en su producción.

En materia de ventas de carne vacuna, también hay buenas perspectivas, por la suma de nuevos países compradores. Y si se logra incrementar la exportación a Rusia a los niveles anteriores, se cree que habrá un repunte mayor al del año pasado.

En el 2020, los envíos de soja y carne fue­ron los principales amortiguadores del mal año económico. Por eso se aguarda que los mayores ingresos de divisas que se pronos­tican este año por las exportaciones ayu­den a dinamizar la economía para activar la recuperación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar