La política y los cargos públicos han llevado a coincidir a los sena­dores Lilian Samaniego y Rodolfo Friedmann en un punto común, sus clanes han emergido como prósperos proveedores del Estado. El voto de la primera a favor del segundo no sorprende consi­derando las similitudes.

En el caso de Lilian Sama­niego, tiene una talentosa sobrina que a los 22 años ya se abría camino en los nego­cios. Su nombre es María Laura Samaniego Maciel y es una exitosa proveedora del Estado con licitaciones por unos G. 73.000 millones con el Estado en el rubro de medi­camentos, algunas ganadas de manera independiente con su firma Centro Médico Amanecer SRL y otras en alianza con firmas del clan Ferreira.

La joven en el 2015 ya había ingresado a la empresa con un capital de 666.600.000 guaraníes, suspicaz capa­cidad financiera que genera sospechas sobre el origen del dinero. Versiones de todo tipo giran en torno al padri­nazgo político que consolidó el negocio de la joven sobrina con el Estado, sin embargo, este extraordinario salto de facturación como conexiones en licitaciones de la señorita parece no llamar la atención a los entes de control.

No todo queda en el Centro Médico Amanecer SRL. Esta empresa, donde es accionista María Laura Samaniego Maciel, la joven sobrina de Lilian, a su vez se ha unido con otras firmas como Ime­dic SA, Eurotec SA y otras empresas, propiedad del clan Ferreira, grupo empresarial sacudido por escándalos de corrupción en licitaciones públicas.

Lilian también tiene a su otra sobrina Natalia María Samaniego Maciel, quien fue descubierta ser dueña de un depósito donde los Ferreira guardaban los insumos hos­pitalarios que traían princi­palmente para el Ministe­rio de Salud Pública en abril pasado. El depósito estaba ubicado sobre Ingavi casi López de Filipi del barrio San Vicente de Asunción. Lo llamativo es que dicho depó­sito, de la familia Samaniego, era alquilado por la empresa New Logistic SA, donde tam­bién son accionistas Justo Ferreira y su hija Patricia Ferreira.

La relación del Centro Médico Amanecer SRL y el clan Ferreira también se basa en poderes especiales, etc. Centro Médico Ama­necer le otorgó en el 2019 una autorización para ofer­tar bienes de su representa­ción a la firma Imedic SA, en el marco de la contrata­ción por urgencia imposter­gable para adquisición de medicamentos para el IPS. Los oferentes que queda­ron fuera consideran este poder como una suerte de recomendación política considerando el poder polí­tico detrás de la firma que representa la joven sobrina de Samaniego.

La transferencia de 5.384.999.266 guaraníes que realizó Imedic SA para las cuentas del Centro Médico Amanecer SRL fue revela­dora para sostener el vínculo político y de negocios con cla­nes del poder político.

EL ZAR DEL ALMUERZO ESCOLAR

Así como Lilian Samaniego, su colega Rodolfo Friedmann también tiene a su primo metido en negocios con el Estado. Hasta una conta­dora del político guaireño fue pillada como recauda­dora del mismo en licitacio­nes de almuerzo escolar.

Cuando fue gobernador de Guairá (2013-2018), Fried­mann capitalizó una empresa que posteriormente proveyó alimentos a las escuelas del departamento, dejándole una ganancia del 80 por ciento, la empresa Eventos y Servi­cios SA (ESSA), según relató y denunció su ex prestanom­bre Alexander Torales.

Friedmann apareció como capitalista de la empresa ESSA cuando su amigo, el diputado Éver Noguera le propuso, cuando este último estaba aún asociado con Alexander Torales. El actual senador inyectó 1.700 millo­nes de guaraníes a dicha firma, con la condición de que sus ganancias sean del 80 por ciento y el ingreso de perso­nas de su confianza.

Fue así que la empresa ESSA ganó la licitación en la Gober­nación del Guairá, es decir, el administrador de gastos del departamento era también “inversionista” de la empresa proveedora. Friedmann nombró en la empresa ESSA a su primo Álvaro Alfaro como gerente, y a su conta­dora María Lourdes Auxilia­dora González, quienes les cuidan el negocio hasta hoy.

El actual senador dispuso como quiso la plata de la empresa ESSA, que deriva del almuerzo escolar, y sus ganancias lo cambiaba a dólares, para ello utilizaba las sucursales de la finan­ciera Interfisa y el Banco Nacional de Fomento (BNF) del Guairá.

Con cheque de la mencio­nada firma, Friedmann pagó por una camioneta Mercedes-Benz, que pos­teriormente le regaló a su esposa. El valor de dicho vehículo es de 109 mil dóla­res. 35 mil dólares por un cuadro del artista Hernán Miranda de la empresaria Cinthia Poletti, además de un viaje a Río de Janeiro por 5 mil dólares.

Cuando estalló el escán­dalo del caso almuerzo esco­lar, Álvaro Alfaro, primo de Friedmann, hizo que su esposa Lilian Leiva efecti­vice un cheque de la empresa ESSA por 500 millones de guaraníes en el BNF, sucur­sal de San Juan Nepomuceno, pero el cuñado de Alfaro, César Leiva, no tuvo la misma suerte en cobrar casi 1.500 millones de guaraníes de Interfisa. Según el portal de Contrataciones Públicas, en 9 años, la firma vinculada a Friedmann se adjudicó G. 60.879 millones en licitacio­nes de almuerzo escolar.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar