No solo Fernando Cáceres, Mabel Cantero y Olga Paredes son parte de una escandalosa y cruel manio­bra para plantar y alte­rar la escena del crimen de Rodrigo Quintana, ocu­rrido el 1 de abril del 2017 en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), sino también varios otros que deberán ser identifica­dos y rendir cuentas a la fis­cala Esmilda Álvarez, quien fue designada para investi­gar este nuevo caso que se había obviado por la fiscala original, Raquel Fernández.

Las secuencias de las imá­genes que ahora aparecen son más que contundentes e involucran a varias per­sonas, encabezada y maqui­nada por la abogada Olga Paredes, quien tuvo un alto grado de participación para crear una escena a la conve­niencia de ellos, ya que plan­taron cartuchos percutidos de balas de plomo.

MANIPULACIÓN. Fernando Cáceres muestra un cartucho de escopeta a un fotógrafo de Popular.

La misma Paredes había dicho a través de un video que la Policía ingresó a la sede partidaria para matar a todos; sin embargo, se observa que fueron ellos los que crearon todo el escena­rio antes de que lleguen los intervinientes.

Ni bien los policías se reti­raron del sitio y el cuerpo de Quintana aún estaba en el piso, inclusive mientras algunos intentaban reani­marlo, otros ya empezaron a maquinar una escena casi perfecta, hombres y muje­res van y vienen, pero en las imágenes aparecen las mismas personas que no salen del plano, principal­mente Olga Paredes, quien empezó a dar varias indi­caciones con respecto a los cartuchos percutidos que cayeron en el lugar.

Las vainillas que cayeron en el lugar fueron alteradas, inclusive llevadas hacia la calle, y otras fueron traídas y acomodadas en la escena del crimen, una suerte de hacerle creer al Ministerio Público que todo estaba en su lugar.

A las 00:33 se empezó a desarrollar el plan de cam­biar totalmente la escena y de alterar todo lo que había como evidencia. Se suce­dieron hechos que notable­mente se puede concluir que estaban maquinando una vil mentira.

El hecho transcurrió hasta la 1:43:30, cuando ya estaba completo el escenario para la intervención fiscal y, efec­tivamente, Criminalística levantó lo plantado en el lugar. La secuencia de imá­genes del alevoso manoseo, las movidas paso a paso difunfiremos esta mañana en el programa “A punto” de Universo 970 AM, a partir de las 8:00.

Serias sospechas sobre el autor del crimen del joven dirigente

Fabián Ramírez Mora, abogado.

Las nuevas filmaciones hacen dudar a la parte querellante de la veracidad del proceso que se venía realizando en la causa del asesinato del militante del PLRA.

Fabián Ramírez Mora, abo­gado de la hija de Rodrigo Quintana, afirmó que el suboficial Gustavo Floren­tín no sería el autor del cri­men que acabó con la vida del joven; ahora las sospe­chas apuntan al suboficial Arnaldo Andrés Báez, quien ya posee libertad ambula­toria. Los nuevos indicios nacen tras la publicación de videos donde se observa una supuesta manipulación de la escena del crimen.

Para investigar esta alte­ración de las evidencias fue designada la agente fis­cal Esmilda Álvarez. “Hoy día no reclamamos simple­mente a Báez porque haya impedido a la gente auxi­liarle a Rodrigo, sino que estamos en la duda razona­ble de que sea el autor del disparo”, expresó el abo­gado. El querellante afirmó que el suboficial mintió en su declaración indagatoria.

En este sentido, se refirió a las declaraciones del sub­oficial donde afirmaba que las personas le habían lin­chado y quitado su arma, y que son desmentidas por las nuevas filmaciones donde se ve al policía transitar tran­quilamente por la sede del partido cuando solo unos 40 minutos antes había ame­nazado a las personas allí e impedido el socorro del fallecido.

Igualmente, el abogado sos­tuvo que hay que tener en cuenta que cuando apare­cen los nuevos cartuchos o casquillos, que posible­mente fueron alterados de su lugar original, se hizo adrede. Ramírez recordó que el arma del suboficial desapareció en una primera instancia para luego “reapa­recer milagrosamente” en poder de la Fiscalía.

Aseguró que tras el asesi­nato llegó una camioneta negra de la cual se bajó una persona e introdujo nuevas evidencias en la escena. Ramírez incluso cuestionó que el arma de Báez podría haber salido del PLRA, pero dijo que “de esa esco­peta se extrajo el cartucho que coincide posiblemente con los proyectiles que fue­ron extraídos del cuerpo de Rodrigo”.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar