Tras firmar el agente fiscal Osmar Legal el Oficio Nº 152, personal del Departamento contra el Crimen Organizado detuvo a los hermanos en el hotel Sheraton.

Cuando ayer a última hora de la tarde todo parecía indicar que el caso Ronaldinho y los docu­mentos falsificados perdía inmediatez, a las 21:50 perso­nal del Departamento Con­tra el Crimen Organizado se trasladó hasta el hotel Shera­ton, donde estaba hospedado el ex futbolista brasileño con las maletas listas para salir del país y procedió a la detención de Ronaldo de Assis Moreira y Roberto de Assis Moreira, en cumplimiento al Oficio Nº 152 de la fecha, firmado por el agente fiscal de la Unidad Penal Especializada de Delitos Eco­nómicos, Osmar Legal.

Los detenidos fueron remiti­dos a la Agrupación Especia­lizada de la Policía Nacional a disposición del Ministerio Público, en prosecución a la investigación de la causa Nº 1683/2020 caratulada “Wil­mondes Sousa Lira y otros s/ uso de documentos de conte­nido falso y otros”.

En el marco de la causa que involucra al jugador Ronal­dinho, la Fiscalía General, dis­puso la rectificación de la pos­tura presentada por la Unidad de Crimen Organizado, en vir­tud al Trámite de Oposición y expediente remitido. Además, formuló imputación contra los detenidos.

Horas antes el astro brasileño y su hermano parecían haber quedado libres de culpa y pena por disposición del juez Mirko Valinotti, quien decidió remitir la carpeta del caso a la Fiscalía General del Estado para que se ratifique o rectifique en la apli­cación de la figura del criterio de oportunidad solicitado por los fiscales al ex futbolista. El juez argumentó que las leyes le permitían tomar esa decisión, en virtud del trámite de opo­sición, previsto en el artículo 314 del Código Procesal Penal.

En ese momento aclararon que la fiscala general Sandra Qui­ñónez tenía 10 días para rati­ficar o rectificar la decisión de los fiscales Federico Delfino y Alicia Sapriza, quienes pidie­ron el criterio de oportunidad para los hermanos De Assis Moreira.

En horas de la noche la sor­presa era completa, puesto que ni siquiera los abogados defen­sores tenían conocimiento de la figura que era utilizada para detener a sus clientes.

IMPUTADOS Y DETENIDOS

Antes se había informado que se resolvió remitir a la cárcel de Tacumbú al empresario brasileño Wilmondes Souza Lira porque no contaba con arraigo en el país, en tanto que que las paraguayas María Isa­bel Gayoso y Esperanza Apolo­nia Caballero obtenían arresto domiciliario.

Las investigaciones en contra de Ronaldinho y su hermano comenzaron tras la denuncia realizada por el Departamento de Identificaciones ante la Fis­calía General del Estado sobre las irregularidades que fueron detectadas en las documenta­ciones que fueron presentadas por los brasileños a la Dirección de Migraciones, el miércoles 4 último. Esa misma noche, una comitiva fiscal-policial se cons­tituyó hasta la suite presiden­cial del hotel Yacht y Golf Club (lugar de hospedaje), en donde fueron hallados las cédulas y los pasaportes de contenido falso que habían sido presen­tados por los visitantes en el aeropuerto Silvio Pettirossi, a su llegada a tierras paraguayas.

Tras horas de indagaciones, los investigadores del Ministerio Público imputaron al empresa­rio brasileño Wilmondes Sousa Lira por producción de documentos no auténticos, uso de documento público de conte­nido falso y asociación criminal y pidieron su prisión preventiva. También fueron procesadas María Isabel Gayoso y Espe­ranza Apolonia Caballero por uso de documentos de conte­nido falso y abuso de identidad. Sin embargo, Ronaldinho y su hermano no fueron imputados, sino que fueron beneficiados por la Fiscalía con la figura de cri­terio de oportunidad, por cola­borar con las investigaciones.

SOUSA LIRA

El empresario Sousa Lira es sindicado como la persona que llevó los documentos con conte­nido falso al Brasil para entre­garlos a los hermanos Ronaldo y Roberto, antes de su viaje al Paraguay. Sin embargo, Enri­que Kronawetter, abogado del empresario, sostuvo ayer de tarde que los documentos de identidad falsificados fueron entregados por la empresaria Dalia López.

Dejanos tu comentario