Karina Benítez, ex directora de Trans­parencia de la Muni­cipalidad de Asunción, declaró ayer ante el Ministerio Público y confirmó que en la comuna capitalina había dos cajas paralelas, una en la Policía Municipal de Tránsito (PMT) y otra en el Mercado Cen­tral de Abasto. Además, dijo que el ex intendente Mario Ferreiro estaba al tanto de la situación, pero decidió igno­rarla y, en lugar de tomar las medidas correspondientes, la apartó de su cargo. El actual jefe comunal, Óscar “Nene­cho” Rodríguez, también tiene conocimiento de lo ocu­rrido, según refirió la testigo.

Benítez comentó que ante la cantidad de denuncias, desde la unidad a su cargo decidie­ron hacer una investigación, pero sin apoyo de la comuna. Realizaban recorridos in situ en sus vehículos particulares y fue de esa manera en que pudieron corroborar la exis­tencia de las cajas paralelas en ambas dependencias.

En cuanto a la PMT, recordó que las recaudaciones logradas en el 2015 fueron de G. 5.000 millones; sin embargo, el 2019 cerró solo con G. 800 millo­nes. Con la investigación se pudo descubrir que las barre­ras de alcotest las hacían de manera totalmente irregular, sin conos, sin apoyo de la Fis­calía ni de la Policía Nacional.

“Observando el procedi­miento de la PMT, encontra­mos que en una noche, por ejemplo, fueron traslada­dos diez vehículos en la grúa municipal y en la rendición que nosotros pedíamos en la semana aparecía que sola­mente un vehículo fue remo­vido con la grúa. Esto ya viene de la época del ex intendente Mario Ferreiro, él estuvo en conocimiento siempre de este procedimiento, pero fuimos ninguneados, nunca die­ron importancia al trabajo”, manifestó Benítez.

CENTRAL DE ABASTOS

Siguiendo el relato de la tes­tigo, el Mercado de Abasto era otro de los sitios en los que se hacían las recauda­ciones paralelas. Para dicho fin, los supuestos permisio­narios subalquilaban los puestos por valor de entre G. 20 millones y 25 millo­nes, y cobraban además al arrendatario un canon de G. 1.500.000 semanal. Ese importe nunca llegó a la comuna, iba a parar a la caja paralela.

Benítez fue convocada por la fiscala Stella Marys Cano en carácter de testigo, en la causa iniciada tras la denun­cia del comunicador y pre­sidente del P-MAS, Camilo Soares, sobre las irregulari­dades que sucedían en la insti­tución. Con la declaración de Benítez se agrava aún más la situación del ex intendente, ya que todo apunta a que él ava­laba el esquema de corrupción durante su administración.

SEPA MÁS

FERREIRO “TENÍA CONOCIMIENTO”

La fiscala Stella Marys Cano dijo ayer que el ex intendente de Asunción Mario Ferreiro “tenía conocimiento de la actividad que se desarrollaba en forma paralela”. Esto lo manifestó luego de haber tomado las declaraciones tanto testifical como inda­gatoria de varias personas en el marco de la investigación de supuesta recaudación paralela en la comuna capitalina. El ex jefe de gabinete del municipio Carlos Marcelo Mancuello fue uno de los convocados ayer para hablar de los hechos que habrían ocurrido en el ente. Mancuello está imputado por lesión de con­fianza y tráfico de influencias dentro de esta causa.

Según la denuncia, el esquema operaba a través de un grupo de Telegram denominado “Asado de fin de semana”. Allí se pla­neaba todo lo referente a la recaudación paralela. Los supues­tos recaudadores que integraron el grupo son precisamente Marcelo Mancuello, Víctor Ocampos (ahora ex funcionario de la dirección de Talento Humano), además de Fernando y Alberto Ferreiro, ambos sobrinos del intendente, quienes también están procesados. Para hoy, a las 9:00, está convocado para su decla­ración testifical el ex jefe comunal.