Carlos Alberto Sacco es el representante legal de Aposta.La y también es directivo de Olimpia Kings, equipo de baloncesto del club Olimpia. Esta vinculación se suma al hecho de que una empresa de Marco Trovato, el presidente del club, opera con Aposta.La para facturar con las millonarias apuestas deportivas.

  • Una investigación de:TIERRA DE NADIE, GEN y GRUPO NACIÓN

Los vínculos comer­ciales entre Olim­pia y la empresa de apuestas Aposta.La apun­tan a ser algo más que una cuestión patrocinadora al ver los datos que van apare­ciendo. Al caso de “interme­diación” que tiene que ver con FastPay, cuya propiedad es de Trovato CISA, grupo empresarial de la familia de Marco Trovato, presidente del club Olimpia, ahora tam­bién se agrega otro lazo: el representante legal de la casa apostadora es también titular del departamento de básquet del club.

En el 2016, Olimpia levantó su departamento de baloncesto con el relan­zamiento de su equipo, al que se dio el nombre de Olimpia Kings. Desde entonces, el equipo fran­jeado ha estado siempre en los primeros lugares, revi­vió el deporte y se reforzó incluso trayendo jugado­res internacionales. Al año siguiente, 2017, Aposta.La pasó a ser auspiciante del club oficialmente.

En ese año, Carlos Sacco se encontraba en plena nego­ciación para lograr que la firma Daruma Sam (Aposta.La) gane la licitación esta­tal para ser la única empresa explotadora de los servi­cios de apuestas deporti­vas de todo el país. FastPay es la que opera para llevar a cabo todas las recargas o pagos de apuestas que se hace con Tigo Money para la plataforma Aposta.La y por el cual cobra el 5% sobre el monto apostado.

1/4

Hasta Édgar Vivar puede apostar en el fútbol paraguayo. Un periodista de GEN pudo apostar utilizando ese nombre ficticio.

2/4 Hasta Édgar Vivar puede apostar en el fútbol paraguayo. Un periodista de GEN pudo apostar utilizando ese nombre ficticio.

Marco Trovato y Carlos Sacco, dirigentes vinculados a Aposta.La.

3/4 Marco Trovato y Carlos Sacco, dirigentes vinculados a Aposta.La.

El local de Aposta.La del centro. La empresa mueve millones de dólares al año.

4/4 El local de Aposta.La del centro. La empresa mueve millones de dólares al año.

Marco Trovato, presidente del club Olimpia, aparece también como directivo de Trovato CISA, una empresa que dirige su padre, Julio. En el 2014, Marco Tro­vato llegó a la presidencia del club y desde entonces supo conseguir campeona­tos locales para el equipo franjeado, llegando actual­mente a estar muy cerca de su tetracampeonato con­secutivo.

La marca FastPay fue regis­trada por Trovato CISA el 30 de abril del 2019, según consta en el regis­tro 481.701 de la Direc­ción Nacional de Propie­dad Intelectual (Dinapi). Sin embargo, el pedido para registrar la marca ya se hizo el 2 de marzo del 2018, cuando Trovato CISA presentó la solicitud adu­ciendo que FastPay entra en la categoría de “Programa informático”, con la especi­ficación de ser un “software descargable”.

Un esquema de apuestas que mueve millones sin control

Una, diez, cien o miles de personas pueden apostar diariamente hasta 3.000 dólares y retirar hasta 10.000 dólares en pre­mios en la casa de apues­tas deportivas más impor­tante del país, Aposta.La, sin dejar datos reales ni rastros. Miles de operacio­nes sin registro ni control se realizan diariamente mediante el negocio de esta última parte de la década: las apuestas deportivas.

Existen dos maneras de apostar a través de la web de Aposta.La, la primera es con un registro de datos y pos­terior inicio de sesión. La segunda es la que resulta nula de control. Un usuario ingresa a la web, decide sus apuestas, ingresa los montos y realiza la apuesta. Al momento de hacerlo, el sistema le pedirá un nombre –el que puede ser ficticio–, una vez generado el juego se emiten números de cinco a seis cifras que el apos­tador debe presentar con el dinero en una agencia de la empresa Aposta.La.

Allí, la apuesta se concreta, y siempre que no supere los 3.000 dólares no existe con­trol sobre la identidad del apostador. Si el premio no supera los 10.000 dólares, el ganador podrá retirar el pre­mio sin haber dejado siquiera su nombre real ni un número de cédula de identidad.

En este punto de la opera­ción de apuestas en Para­guay entra en un marco muy oscuro, ya que despierta sos­pechas sobre la posibilidad de amañar no solo partidos o resultados, sino incidencias. No solo se pueden apostar cuántos goles se marcarán, también cantidad de faltas, de saques de esquinas, tarje­tas amarillas o penales, entre una infinidad de opciones.

La Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar) es la responsable de velar por los intereses de los aposta­dores de buena fe, pero no hace pública con frecuen­cia la cantidad de apuestas registradas ni cuántos fue­ron los ganadores “anóni­mos” mes a mes en Paraguay.

VARIOS CASOS

Los rumores sobre apuestas a nivel de planteles de jugadores son constantes, así también se traslada al ámbito dirigencial y arbitral. El ex arquero del Sportivo Luqueño Tobías Var­gas fue acusado públicamente por autoridades del club como apostador y sindicado como responsable de extrañas situaciones en algunos par­tidos. El mismo jugador luego fue expuesto por un ex com­pañero que grabó una conver­sación en la que le pedía que cometa un penal.

Las incidencias de juego, dentro de una apuesta com­binada pueden dar valores siderales de ganancias. Vale recalcar que son los que entran al campo de juego los que determinan cómo se irán dando, desde el primer equipo o jugador en ser amonestado hasta la cantidad de córners en el primer tiempo, por citar ejemplos.