En medio del estallido social que envuelve a Chile, uno de los más influyentes empresarios de ese país, Andrónico Luksic Craig, se mostró abierto a discutir con el gobierno del presidente Sebastián Piñera, un nuevo impuesto del 1% para los más ricos, con el fin de que se adopten “acciones concretas” para solucionar los problemas del país. “Los que podemos, tendremos que ayudar a pagar la cuenta”, dijo el pasado sábado en una carta abierta remitida a medios de comunicación y viralizada en su red social.

El empresario Luksic se mostró conmocionado por los últimos sucesos de su país y señaló que Chile

enfrenta un tsunami social que es la manifestación de “muchas personas, espe­cialmente jóvenes que fes­tejan que ‘Chile despertó’ y salen a recordarnos que hay problemas que seguimos sin resolver”.

IMPUESTO DEL 1%

En ese sentido, aseguró que para salir de la crisis en su país se necesitan “accio­nes concretas”, por lo que se deben “fijar correctamente las prioridades y recursos, y que los que podemos, ayude­mos a pagar la cuenta”, por lo que se mostró abierto a discu­tir la propuesta del impuesto del 1% para los más ricos.

“Cuenten conmigo si quie­ren estudiar ese impuesto u otro mecanismo para ayudar a ‘pagar la cuenta’, pero asegu­rémonos que ahora sí habrá un buen servicio al país y a los que más lo necesitan”, puntualizó el empresario chileno.

Pero también señaló que, si el gobierno de Piñera busca soluciones de verdad, no puede seguir reproduciendo el mismo sistema en la admi­nistración pública chilena.

“¿Quieren discutir de ese impuesto al patrimonio? Perfecto, ningún problema. Abrámonos a evaluar todas las alternativas, pero apren­damos también todas las lec­ciones: discutamos cómo se administrarán esos nuevos recursos. Pongamos más, pero ¿para qué? ¿Para seguir llenándonos de más y más ministerios, subsecretarías, gobernadores sin atribucio­nes, mesas de trabajo, sere­mis (órganos descon­centrados de los ministerios de Estado de Chile) y tantos otros cargos para repartir, de asesores parlamentarios y programas sociales proba­damente ineficientes? No, para eso no estoy dispuesto”, disparó Luksic.

Asimismo, instó a sus pares empresarios a mejorar los salarios nivelando para arriba. “¡Hasta cuándo seguimos nivelando para abajo, con ideologías que fraca­saron en todo el mundo! ¿Tarde? Sí, puede ser, pero es el momento de dar un pri­mer paso con fuerza y convic­ción. ¿O vamos a seguir espe­rando?”, interpeló.

Además, propuso mejorar, sin consignas, las pensio­nes, el transporte público, la salud, la educación, la seguridad. “Hagámoslo ahora, ajustemos todo lo que sea necesario, pero sin retroceder lo mucho que hemos avanzado, por­que la fórmula chilena ha sido exitosa para sacar a muchos de la pobreza. Mejorémosla, pero cuidé­mosla”, indicó.

UN SISTEMA QUEBRADO

Recordó que en los últimos años pasaron gobiernos y que en algunos casos las cosas parecen empeorar, “porque no se está poniendo el foco en lo que realmente importa. Hagamos que este país fun­cione definitivamente mejor”, insistió.

Agregó que es “fácil hablar de desigualdad cuando se va en auto al trabajo, mientras muchos chilenos pasan horas a la intem­perie, con transbordos y colas, en un sistema quebrado. Lo que se vive en los para­deros de micro es indigno y los esfuerzos han sido inefi­caces para dar con una solu­ción definitiva”.

En otro pasaje de la carta abierta criticó la poca acción de la clase política y de sus pares empresarios, así como de todos los que pue­den hacer más por Chile, “pero parece que la mayo­ría parece calcular los votos antes de pensar en serio en su país”, dijo.

Se mostró a favor de derro­tar, aislar y neutralizar a los que causan la violencia en su país, pero también que el gobierno “atienda de una vez por todas los desafíos pen­dientes”.

Finalmente, el empresario Luksic Craig reiteró que está a favor de contribuir con más recursos, pero “que ahora sí lleguen a las personas. Demos juntos, con respeto por la democracia, el salto que nos falta para que los beneficios del desarrollo lle­guen a todos los rincones y a cada habitante del país… Asu­mamos todos nuestros erro­res, dejemos los prejuicios de lado y construyamos un Chile mejor de verdad”, con­cluyó la aguda carta abierta que ya generó respuestas a favor, desde muchos secto­res sociales chilenos.