El embajador de los Estados Unidos en el Paraguay, Lee McClenny, instó al Gobierno a escuchar al pueblo y a com­batir la corrupción y la impu­nidad a través de su cuenta de Twitter. “En este momento que vive el Paraguay, vale la pena reflexionar y escuchar al pueblo, y ejercer la demo­cracia a través de la lucha con­tra la corrupción e impunidad con justicia para todos”, escri­bió en un primer mensaje.

También se dirigió a la ciu­dadanía paraguaya, a la que exhortó a estar alerta con res­pecto al comportamiento de las autoridades del país. “Es el rol de los ciudadanos compro­metidos con la democracia y el desarrollo del país, perma­necer alertas, instando a las autoridades a que represen­ten a todos y que aseguren que las mejoras lleguen a todos los rincones del país”, expresó.

McClenny pidió al Gobierno combatir la corrupción a través de su cuenta de Twitter.FOTO:CAPTURA DE PANTALLA

1/2 McClenny pidió al Gobierno combatir la corrupción a través de su cuenta de Twitter.FOTO:CAPTURA DE PANTALLA

El embajador también se refirió a la ciudadanía e instó a estar alertas.FOTO:CAPTURA DE PANTALLA

2/2 El embajador también se refirió a la ciudadanía e instó a estar alertas.FOTO:CAPTURA DE PANTALLA

Los llamativos comentarios del diplomático generaron la reacción de los internau­tas, quienes inmediatamente criticaron de diversas for­mas las expresiones, coinci­diendo en que es un “tirón de orejas” para el jefe de Estado, quien había asegurado a poco tiempo de asumir el mando presidencial que combatiría la corrupción “caiga quien caiga”. Sin embargo, a diario los medios locales informan sobre distintos hechos de malos manejos administra­tivos que involucran a muchos de sus ministros y responsa­bles de entes del Estado, pero hasta ahora no ha tomado ninguna intervención.

Uno de los casos más contro­vertidos es el que involucra a la presidenta de Petropar, Patricia Samudio, que a pesar de todo sigue campante en el cargo.

La titular de la petrolera, a poco de asumir la presiden­cia de la estatal, había ven­dido a crédito 7,5 millones de litros de combustibles a Monte Alegre SA y días des­pués anunció el aumento de los precios, beneficiando de esa forma a la familia de Con­rado Hoeckle (muy cercano al jefe de Estado). También había depositado dinero de la empresa estatal en el sec­tor privado, cuando lo debía hacer por ley en el Banco Nacional de Fomento (BNF). Además, realizó contrata­ciones directas evitando los controles de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, entre otros.