El informe que la admi­nistración de Patricia Samudio remitió al Congreso Nacional indica que Petropar registró una drástica pérdida en sus dis­ponibilidades financieras.

Disminuyeron los saldos bancarios, el patrimonio de la institución, sin que la presidenta haya siquiera parodiado un subsidio en el consumo de combustible y mientras está peleando más plata en el Congreso Nacio­nal para pagar bonificacio­nes, horas extras, etc.

La reprogramación presu­puestaria que pide Samudio al Congreso asciende a G. 28 mil millones.

Según consta en el balance general al 31/07/2018 como en el detalle de saldos ban­carios al 3/08/2018, Petro­par contaba con unos US$ 202 millones en sus cuentas bancarias. Sin embargo, un año después, el 12 de setiem­bre pasado, la administra­ción de Samudio informó al Senado de la Nación que la empresa estatal dispone US$ 150 millones de fondos en bancos.

Saldo en bancos de US$ 202 millones que tenía depositados Petropar antes de asumir Patricia Samudio.
Saldo en bancos de US$ 202 millones que tenía depositados Petropar antes de asumir Patricia Samudio.

Es decir, los fondos banca­rios de Petropar disminu­yeron US$ 52 millones entre agosto del 2018 y setiembre del 2019 a poco más de un año del cambio de gobierno. En los documentos no se visua­lizan datos que aclaren el des­tino de la astronómica suma que se esfumó de las cuentas bancarias.

Desde el Consejo de Empre­sas Públicas también tras­cendió que el Ministerio de Hacienda tampoco está recibiendo todos los infor­mes de estados financieros de la petrolera. Sin embargo, a tambor batiente en el Par­lamento marcha aumento de rubros para gastos salariales.

OTRO AGUJERO

El cuantioso monto que desapareció de las cuentas bancarias no es el único agu­jero registrado en la admi­nistración de Samudio. El patrimonio neto de la ins­titución también dismi­nuyó entre julio del 2018 y setiembre del 2019, compa­rando con lo reportado al Congreso y el balance gene­ral al cierre de julio del año pasado.

El patrimonio neto al 31/07/2018, según estados financieros y al cambio del día según BCP, estaba en el orden de los US$ 68 millones. Sin embargo, en el informe enviado al Senado de la Nación en setiembre-2019, Petropar reconoce que posee un patrimonio neto de US$ 59 millones.

Detalle de fondo de US$ 150 millones que informó hace un mes la administración Samudio al Congreso.
Detalle de fondo de US$ 150 millones que informó hace un mes la administración Samudio al Congreso.

La diferencia sugiere que el patrimonio bajó casi US$ 9 millones. ¿Qué ocurrió para que el patrimonio de la institución disminuya en los últimos 12 meses?, ¿hay endeudamiento o pérdidas irrecuperables que no se están transparentando ante las autoridades pertinentes?, son preguntas que quedan picando, ya que desde la ins­titución obstaculizan expli­caciones.

Cuando consultamos por el director financiero de la petrolera Eduardo Sánchez y pedimos entrevista con él, nos dijeron que solo por escrito puede responder las preguntas, lo que dificulta una comunicación instantá­nea, ya que con la modalidad de la entrevista que imponen evitan repreguntas y aclara­ciones en el momento.

APRIETE AL BOLSILLO

De líder a la baja a presionar el bolsillo de la gente. La venta del combustible diésel común a por lo menos G. 300 más barato que el promedio del mercado quedó atrás. Esto implica un golpe anual de unos US$ 75 millones, considerando los 1,5 millones de litros de consumo al año, que multiplicado por los G. 300 equi­vale a G. 450.000 millones.

Al cambio del dólar a G. 6.000, el impacto en precios a costa de la ciudadanía es igual a US$ 75 millones.

Además, vale subrayar que como el diésel común es el fijador de la tendencia, el impacto es mayor a los US$ 100 millones si calcu­lamos las naftas y el diésel premium.

Informe remitido al Congreso en el que aparece un monto menor a lo que tenía Petropar el año pasado, baja de US$ 52 millones.
Informe remitido al Congreso en el que aparece un monto menor a lo que tenía Petropar el año pasado, baja de US$ 52 millones.

SEPA MÁS

Acostumbrada al derroche

La presidenta de Petropar es conocida por su temeraria ges­tión. Es especialista en eventos, propaganda, megafies­tas, como la del día del niño realizada en Mauricio José Troche, en la que facturaron modelos, entre las favorecidas estaban hasta nudistas.

Tiene especial preferencia por pautar publicidad en grandes holding de medios, así como servicio de marketing. Ante grue­sos escándalos tuvo que cancelar algunos, como el servicio de G. 800 millones que casi ejecutó para presencia de la marca en la Expo 2019.

Samudio es frecuentemente escrachada por este tipo de despil­farros. Sin embargo, las críticas no la desalientan.

Hace unos días nada más firmó otra resolución de adjudicación por G. 3.390 millones en concepto de publicidad y propaganda a favor de 4 publicitarias.