POR JORGE TORRES ROMERO

“Se orientó todo para que sea Huawei, no puedo negar eso, pero se tuvo que hacer una licitación porque hay varios distribuidores en Paraguay y es lo que dice la ley. Nosotros estudiamos la posibilidad de que sean de otras marcas, pero nunca íbamos a garantizar el 100% de compatibilidad”, declaró Martin ayer a la emisora 780 AM.

También dijo que no les afecta que por este caso sean portada en nuestro diario y aseguró que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) avaló totalmente el proceso. “Hicimos todo lo que corresponde para una licitación que creemos es elemental para el país. Me gustaría hablar del proyecto que pretendemos, de lo importante que es para nosotros que podamos llegar a tener conectividad”, afirmó el viceministro y añadió que “no nos asusta estar en una portada porque creemos que hicimos todo bien el proceso y lo más público posible”.

De forma contradictoria, en otra entrevista concedida también ayer a radio 1000 AM, Martin reconoció que pudieron haber realizado una compra directa vía excepción, pero que descartaron tal posibilidad porque la DNCP les pidió que abran el llamado para que sea competitivo al haber varias distribuidoras del fabricante que tenía la tecnología. Sin embargo, es necesario precisar que existe una diferencia entre ser “representante” de la marca y “distribuidor” de la misma.

Por otro lado, ensayó como excusa que la necesidad de ampliar la infraestructura hizo que el llamado sea orientado a la marca Huawei porque “gobiernos anteriores” habían adquirido dicha tecnología. “Hay muchas cosas que estaban desordenadas como en varias instituciones públicas, entonces quisimos unir en una sola infraestructura. Lo que había que entender es que esa infraestructura es de una marca, pues gobiernos anteriores habían invertido en una tecnología que es de Huawei. Nosotros necesitábamos comprar tarjetas para esa red, que tenían que ser de Huawei”, insistió Martin.

Argumentó que por la naturaleza del llamado tuvieron que elaborar el pliego en base a las especificaciones técnicas bien precisas. “Lo que quisimos hacer es unir infraestructura existente y ahorrar para que el Estado no tenga que hacer todo de vuelta y hacerlo de la mejor manera posible. Lo que nosotros finalmente queremos es lograr la conectividad nacional; conectar los hospitales, escuelas, comisarías y espacios públicos. Para lograr eso, necesitamos mejorar la infraestructura en materia de fibras y para eso vimos que la Ande y Copaco tienen desplegados más de 5.000 kilómetros de fibra óptica a nivel nacional, también están Hacienda y el Ministerio del Interior con un poco más”, explicó el viceministro.

Alegó que buscaban un precio que puedan pagar y que la ciudadanía pueda tener internet accesible, a buen costo y velocidad. “Eso es lo que teníamos como agenda desde que el presidente asumió en el día uno. Vimos que esta infraestructura estaba desplegada, pero no se trabajaba de manera interinstitucional, tenían su forma de utilizar su fibra y mucha de su infraestructura estaba ociosa”, apuntó.

Respecto a la modalidad del llamado, explicó que se realizó bajo la supervisión de la DNCP, que autorizó las especificaciones contempladas en el pliego de bases y condiciones. “En la DNCP nos dijeron que podía hacerse el llamado especificando una marca, pero el problema es que esta marca tiene varios representantes en el Paraguay, por eso ya no pudo ser un llamado específico, tenía que ser abierto porque había varios distribuidores en Paraguay y se les invitó a cinco, de los cuales participaron dos en un proceso abierto e incluso, por primera vez, se trasmitió eso en vivo por nuestras redes”, justificó.

En cuanto a la dependencia tecnológica, insistió en que se pretendía unir la red que la Ande y Copaco ya tienen desplegada, la cual fue construida en gobiernos anteriores. “Para unir (la red), ellos tienen una infraestructura que ya compraron en gobiernos anteriores, que todo es de Huawei; entonces, nosotros creemos conveniente que para que haya 100% de compatibilidad necesitamos que sean de la misma marca. Porque si yo le convoco a otra marca, no garantizamos que la compatibilidad sea del 100%”, argumentó.

Respecto al escaso margen entre la oferta ganadora y la que quedó segunda, que fue de solo G. 20 millones, el viceministro Miguel Martin admitió que ellos ya manejaban los precios. “El tema es que hay varios distribuidores, por eso tuvimos que llamar a una licitación. Queremos que sea Huawei porque otros compraron esa marca y queremos que sea 100% efectivo. Esto se hizo en una mesa técnica interinstitucional en la que vinieron técnicos de la Ande, Copaco, Conatel, Hacienda y Senatics, ahí vimos que era todo de esa marca, pero es lo que compraron otros, nosotros no. Es lo que ya había, pero no les culpo porque el producto es bueno”, sentenció.

ANTECEDENTES

La licitación fue adjudicada el pasado 18 de diciembre del 2018, según Resolución Mitic Nº 69, a la empresa Celexx SA por un monto total de G. 71.820 millones, unos US$ 12 millones. La otra oferente, SSD SRL, había ofertado el suministro por G. 71.840 millones. La adjudicación se dio a conocer el mismo día en que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) comunicó la finalización del proceso de investigación y el desistimiento de la protesta promovida por la firma Bullers SA contra el pliego de bases y condiciones.

Luego de comunicada la adjudicación a los oferentes el 18 de diciembre, la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC) del Mitic remitió una nota al director nacional de Contrataciones Públicas, Abg. Pablo Seitz, a fin de solicitar la aprobación y emisión del Código de Contratación para comprometer los recursos correspondientes, lo cual ocurrió en fecha 22 de diciembre del 2018. El primer desembolso de G. 14.400 millones, de los G. 71.820 millones adjudicados, se concretó finalmente el pasado 16 de enero del 2019. La ejecución del contrato es plurianual y será financiada con recursos provenientes del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide).

ACERCA DE LA DEPENDENCIA

Según los denunciantes, no existían argumentos suficientes que justifiquen la adquisición de equipos única y exclusivamente de la marca Huawei, puesto que en realidad no existe una dependencia tecnológica entre la infraestructura actual y la que se pretendía adquirir o montar en el proyecto de referencia. Las redes nuevas podrían ser desplegadas de manera independiente a las redes existentes sin necesidad de obligar al Estado paraguayo a adquirir la marca Huawei.

En definitiva, “no existen motivos técnicos que obliguen al Estado paraguayo a adquirir equipos bajo una sola marca fabricante y contratar servicios para las tres redes a un único oferente, puesto que, en cada caso, cada red podría ser provista y desplegada de manera independiente, garantizando la integración entre sí por medio de estándares que comparten y cumplen todos los fabricantes del mercado (Nokia, CTSCo, Huawei, etc.)”, sostiene la denuncia que finalmente fue retirada, con lo que se dio vía libre a la compra y el desembolso de unos US$ 2,4 millones el pasado mes de enero.

Alejandro Peralta Vierci, titular del Mitic.
Alejandro Peralta Vierci, titular del Mitic.