La crisis desatada en el Ministerio de Educa­ción y Ciencias (MEC) entre el titular de la cartera, Eduardo Petta, y la vicemi­nistra de Educación, Nancy Ovelar, parece que solamente puede resolverse con la salida de uno de ellos o de los dos. Mientras el primero afirma que si ella no se va, se irá él; la segunda adelantó que no piensa renunciar al cargo.

Ovelar dijo que ella y su fami­lia se sienten profundamente dañadas por las declaraciones realizadas por Petta en con­tra de su marido (José Carlos Gorostiaga) y amenaza con ini­ciar una demanda en contra del mismo. “Nos reservamos el derecho de las acciones legales que correspondan porque aquí hay un daño moral tremendo al que fuimos sometidos”, dijo en conferencia de prensa.

Al mismo tiempo, trató de autoritario y de desconocer el sector educativo al titu­lar del MEC. “Lastimosa­mente, el ministro no distin­gue entre rubros docentes y horas cátedra. Los maestros, estoy segura, saben a qué me refiero. Él (su marido) tiene 108 horas cátedra desde hace casi 20 años, que se dis­tribuyen en 7 materias, que no es lo mismo que tener 7 rubros”, expresó al referirse a lo expresado por Petta en torno a que el profesional tenía 7 rubros docentes.

La viceministra de Educación, hermana de la senadora Blanca Ovelar, dijo que la acusación en contra de su marido se originó a raíz de una publicación reali­zada por el matutino ABC, en la que se asegura que el titular de la cartera de Estado nom­bró a su cocinera como direc­tora de Alimentación Escolar. “Nosotros estamos de acuerdo con la investigación y también con que se busque la transpa­rencia. Nuestra historia fami­liar es de sacrificio y de integri­dad, solo basta mirar cómo vive uno”, apuntó.

También aseguró que no renunciará al cargo y pidió disculpas a la ciudadanía por lo ocurrido. “Yo voy a seguir trabajando como lo estuve haciendo hasta ahora. Quiero ofrecer disculpas a la ciudada­nía, a los jóvenes, a los docen­tes y a la comunidad educativa por esta situación que estamos atravesando y recordar que esto se inicia con esta tapa, en la que yo no tengo nada que ver”, dijo con relación a la tapa del diario.

CASAÑAS, UN IRRESPONSABLE

Además, trató de irresponsa­ble al secretario de Estado y a su equipo, liderado por el doc­tor José Casañas Levi, porque primero acusa y luego investi­gan. “Lo que solicitamos es que haya consistencia, responsa­bilidad y justicia en los proce­sos que se investigan, evitando las especulaciones mediáticas como, por ejemplo, los titulares de 1.200 planilleros que hoy no sabemos si son 84 o 23. Esto nos resta seriedad en una insti­tución tan compleja y tan deli­cada como es el Ministerio de Educación, que es un mons­truo burocrático”, afirmó.

Explicó más adelante que su marido es ingeniero civil y tiene una larga trayectoria en el área de la construcción como especialista. “Se dedica a la docencia desde hace 20 años y lo hace por amor a la educa­ción porque lo que recibe en concepto de remuneración es absolutamente simbólico”, manifestó.

Además, dijo que el ejerci­cio de la docencia es absolu­tamente compatible con la tarea en el ámbito privado. “El nombramiento de mi esposo en el sector privado fue en el 2016, muy anterior a mi nom­bramiento como viceminis­tra. Necesitamos ser serios, la función pública exige serie­dad”, aseveró.

“SI ELLA NO SE VA, ME VOY YO”

Por su parte, el ministro Eduardo Petta afirmó que si no se va Ovelar, se va él. “Si quiere seguir generando crisis en el MEC, las cabezas no pueden estar unidas. Si ella no se va, me voy yo”, señaló.

Explicó seguidamente que la molestia de la viceministra de Educación se debe a que José Casañas Levy, director Antico­rrupción del MEC, está inves­tigando al marido de Ovelar, José Carlos Gorostiaga, por ser fiscalizador del MEC y tener, además, 7 rubros docentes en forma irregular, ya que el contrato no permite vínculos familiares.

“El Presidente me brindó su apoyo total. Hay conflic­tos de intereses. Yo sugiero que ella sea madura, que no se oponga a la investigación contra su marido, que no des­dibuje la imagen del MEC. Si seguirá con la misma con­ducta de no ser abierta con la transparencia, me parece que debe dar un paso al cos­tado”, indicó.

SEPA MÁS

Fenaes asegura que Petta debe irse

Estudiantes de la Federación Nacional de Estudiantes Secunda­rios (Fenaes) exigieron ayer la renuncia del ministro de Educa­ción, Eduardo Petta, por el enfrentamiento que mantiene con la viceministra, Nancy Ovelar. Karina Gill, coordinadora del gre­mio, afirmó que el ex senador debe dar un paso al costado por­que no tiene la experiencia ni la capacidad para ejercer el cargo.

El Sindicato Nacional de Directores (Sinadi) también se pronun­ció con relación a la crisis, indicando que uno de ellos necesaria­mente tiene que dejar la cartera de Estado. La Organización de Trabajadores de la Educación del Paraguay (OTEP) igualmente sentó postura.

“Pensamos que con la presencia de una colega docente acompañándolo al ministro se puede encaminar el ministerio, pero ahora viene este enfrentamiento y es preocu­pante”, expresó Blanca Ávalos, secretaria general del gremio.