El organismo tiene un sistema de defensa ante la incertidumbre que despierta a un estado de alerta, sin embargo, hay factores que desencadenan síntomas de la ansiedad. La psicóloga Laura Cáceres nos brinda medidas para no temerle.

Por: Jazmín Gómez Fleitas (@jazgomezf)


Ante situaciones amenazantes o tiempos de incertidumbre, se activa el sistema de alerta en el organismo. “Nosotros nos angustiamos porque somos seres que necesitamos controlar la situación y cuando perdemos ese control nos afecta, nos sentimos mal”, explica la especialista. El problema se da cuando viene esa activación psicológica y fisiológica, los síntomas que la persona presenta.

Cáceres explica que hay factores para sufrir ansiedad. Uno de ellos, es la predisposición que tienen ciertas personas al tener un sistema de alerta sensible, entonces son más vulnerables a vivirla. Lo siguiente es que hay desencadenantes externos que pueden originarlo, como situaciones de estrés, o lo que ahora podría ser la pandemia del COVID-19.

Al respecto, la Sociedad Paraguaya de Psicología emitió un comunicado en el cual, animaba a la ciudadanía a que realice actividades que puedan ayudar en estos períodos de distanciamiento social, como lo son: leer, escuchar música, pintar, ver una película para distraerse de la situación, etc.

🔖 Comunicado de la Sociedad Paraguaya de Psicología en relación al COVID-19 Pautas para promover un afrontamiento psicológico adecuado!!

Posted by Sociedad Paraguaya de Psicología on Sunday, March 15, 2020


Síntomas de la ansiedad

Hay dos situaciones respecto a la ansiedad, describe Laura Cáceres, la que se siente como: palpitaciones, sudoración, temblor, sensación de ahogo, dolor de tórax, mareos, temblores, náuseas, hormigueos, escalofríos o calor.

Y la que se trata de un ataque y que podemos identificar por: inquietud, agobio, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. Esta ocurre por un cúmulo de situaciones que la llevan a un pico.

Combatir los síntomas

Cáceres recomienda ante estos síntomas: evitar la respiración superficial intensa y rápida, que es conocida como hiperventilación. “Se recomienda practicar la respiración abdominal: inspirar con tranquilidad durante varios segundos y luego expirar de forma lenta”, señala. Aquí abajo, el paso a paso:

  1. Sentarse en una silla o acostarse en un lugar cómodo, en donde mantengas una postura recta.
  2. Colocar una de tus manos sobre tu abdomen y comenzar a inspirar lenta y profundamente (cuida que tu respiración no sea demasiado profunda, ya que podrías hiperventilarte).
  3. Mantener unos segundos el aire que has inspirado, sintiendo cómo se ha elevado tu abdomen. Podés retener el aire de 5 a 15 segundos, por ejemplo, el tiempo que te sientás más cómodo.
  4. Exhalar lentamente, expulsando el aire por la boca y sintiendo como tu abdomen desciende.

También recomienda leer un libro y concentrarse en esa lectura hasta que desaparezcan los síntomas. Si se cuenta con una caminadora, también es recomendable usarla, ya que no se puede acceder a los parques durante la cuarentena. Así como también acudir a una persona de confianza con quién hablar, y desahogarnos, ya que exteriorizarlo es todo lo que se necesita en estos casos para no agobiarse y liberarse de ello. Si vuelve a vivirlo más veces y cree necesario, busque a un profesional que le puede recomendar algo acorde a su situación y en mayor detalle.

Prevención de la ansiedad

“Lo que se puede hacer en este tiempo es fijar las tareas a las que nos vamos a dedicar cada día. La rutina nos da una sensación de calma, y no porque se haya alterado un poco (ya que muchos trabajan desde sus casas), debemos alterarla por completo. Por ejemplo, mantengamos los horarios, de levantarnos, de las comidas, de acostarnos, etc. Además, respetar el uso de las habitaciones comunes que tenemos con nuestros padres, hermanos, roommates, etc., para que no haya conflictos. El lado positivo es que podemos ponernos al día con nuestras actividades pendientes, eso que hace rato ya querías hacer y no te daba el tiempo, tanto como las que puedas adelantar también. Y no olvidemos de conectarnos con nuestros seres queridos por Internet”, aconseja.

Si sos introvertido, no te olvides de chequear a tus amigos extrovertidos y ver cómo están. Tampoco te evadas tanto de tus responsabilidades leyendo o mirando películas sin parar. Si sos extrovertido, mantenete en contacto con tus amigos, aprovechá para hacer tus pendientes -como lo explico la psicóloga- y no dejes que el aburrimiento te gane.

Aquí un link que compartió la UNESCO para acceder de manera gratuita a su biblioteca digital mundial que reúne mapas, textos, fotos, grabaciones y películas de todos los tiempos y explica en siete idiomas las reliquias culturales de todas las bibliotecas del planeta: https://www.wdl.org/es/ como apunte para una actividad más, durante este tiempo en las casas.