Cristóbal López Romero fue investido hoy como nuevo cardenal de la Iglesia Católica, en un consistorio encabezado por el papa Francisco en la Basílica de San Pedro. El nuevo príncipe de la Iglesia, que trabajó en nuestro país por 20 años, admite que su “corazón es paraguayo”, pese a haber nacido en España.

El papa Bergoglio presidió nuevamente hoy un consistorio, el sexto desde que inició su papado, para proclamar a 13 nuevos cardenales, entre ellos expertos del diálogo con el islam y religiosos a la escucha de los migrantes, y entre los que figuran dos españoles (uno con nacionalidad también paraguaya), un guatemalteco y un cubano, quienes este sábado recibieron su birreta púrpura cardenalicia.

Entre los 13 nuevos cardenales se encuentra Cristóbal López Romero, nacido en España, pero con “corazón paraguayo” como tantas veces lo ha señalado.

Nuestro enviado especial al Vaticano, Oscar Pineda, pudo conversar con él horas antes de su investidura y, como siempre, la humildad de sus palabras y el enorme afecto hacia el Paraguay fueron el tenor de la misma.

Rohayhu Paraguay, Ñandejara tapenderovasa”, fueron las significativas palabras del Monseñor Cristóbal López Romero, quién en pocas horas será ungido Cardenal por el Papa Francisco.

“Yo no soy elevado, no soy ascendido, no soy promovido, no tengo ningún título especial que no sea el de ser hijo de Dios”, reiteró.

Bergoglio modela el Colegio Cardenalicio

Cada Consistorio para crear a nuevos "príncipes de la Iglesia" es visto como un paso más para modelar un colegio cardenalicio que comparte la visión del papa argentino y que, un día, deberá elegir a su sucesor. El próximo papa puede ser uno de ellos.

De un total de 225 cardenales, desde este sábado son 128 --de menos de 80 años-- los que podrán votar en un futuro cónclave. Entre estos electores, más de 52% fueron elegidos directamente por Francisco, un tercio por Benedicto XVI, y el 14% por Juan Pablo II.

La mitad de los nuevos cardenales del sábado tienen perfil de "misioneros", revela uno de ellos, monseñor Miguel Ángel Ayuso Guixot, un discreto español de 67 años, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Oriundo de Sevilla, este religioso estuvo en misión en Egipto y Sudán y es un gran especialista del islam.

El español monseñor Cristóbal López Romero, arzobispo de Rabat desde 2017, considera por su parte su nombramiento como un "impulso" para las comunidades católicas del Norte de África, "casi invisibles".

También será nombrado cardenal este sábado el guatemalteco monseñor Álvaro Ramazzini, de 72 años, arzobispo de la diócesis de Huehuetenango en Guatemala. Desde hace décadas, es un firme protector de los más desfavorecidos, los migrantes y los indígenas, así como un defensor de las causas medioambientales.

Otro latinoamericano pasará a formar parte del “purpurado”: el cubano monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, arzobispo de San Cristóbal de La Habana.

Dejanos tu comentario