Una película ochentosa podría resumir el caso del actual titular de la Cámara Baja, Miguel Cuevas, quien de la noche a la mañana se convirtió de “mendigo a millonario”. Es una exageración pues sus inicios -aunque fueron humildes no llegaba a niveles de extrema pobreza- trabajaba de manera digna.

Era zapatero y así lo conocían todos en Sapucai, su ciudad natal, desde donde saltó a la arena política para convertirse en un referente del movimiento Colorado Añeteté.

En esta ciudad del departamento de Paraguarí, décadas atrás, Miguel Cuevas, actual titular de diputados, tenía una humilde vivienda. Eran otros tiempos. En aquella época él era zapatero y trabajaba directamente en la compostura de calzados.

Mucha gente en la ciudad aún recuerda aquellas épocas. Sin embargo, de la humilde casita como del Miguel Cuevas zapatero, no queda nada. En el lugar, hoy día hay una fortaleza y Cuevas es para estos tiempos uno de los hombres más potentados de Paraguarí, tal vez, uno de los funcionarios públicos más ricos de la zona.

Cuevas ya tenía su recorrido en la política local a principios de los 90. Empezó en la interna del Partido Colorado (ANR), partido político en donde ascendió rápidamente con el apoyo de mucha gente. En 1996, Miguel Cuevas Ruiz Díaz fue elegido intendente de su ciudad, Sapucai. A partir de ese año la vida de Cuevas cambió para siempre. Completó su periodo y luego, durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos, consiguió otro puesto clave en la administración pública; primero fue subadministrador y luego administrador de la Administración de Puertos de Paranaguá.

En el 2010 volvió a ganar la candidatura como inten­dente, pero este periodo ya no completó, ya que se postuló como candidato para gobernador, cargo al que accedió en el 2013 por el movimiento Honor Colorado de la ANR. En el 2017 dejó las carpas de HC para unirse al movi­miento Colorado Añetete y logró un escaño como dipu­tado nacional por su departamento.