Eduardo Rivera, un conocido de la casa, asumió en la tarde de este lunes al mano del 3 de Febrero, soñando con el milagro de mantener la categoría. La misión es más que complicada para el “Cenizo”.

La derrota ante Capiatá, acabó finalmente con el Ciclo de José Arrúa, quien se despidió del equipo esteño luego de 21 partidos dirigidos, en los que recogió 11 derrotas, 7 empates y 3 victorias, sumando 16 puntos.

Eduardo Rivera fue anunciado el fin de semana como reemplazante del joven DT y desde este lunes tomó el mando en un equipo desmoralizado, que apenas tiene 18 puntos en 26 partidos jugados, muy lejos aún del promedio 1.000.

La situación del “3” es muy complicada. Si bien no es imposible que se quede en Primera, hay una tendencia fuerte de que podría ser el primer equipo en volver a la Intermedia.

En el apertura tiene cuatro puntos de doce en juego y deberá encadenar al menos tres victorias seguidas, para reencausar el rumbo y soñar con permanecer en la máxima categoría.

Rivera tendrá como asistente principal a Daniel Navarro, como preparador físico a Jorge Giménez, mientras que el preparador de arqueros será Gilmar Alvarenga.