Luego de más de siete meses de estar inactivo, Víctor Cáceres volvió a jugar, y lo hizo en al Reserva de Cerro Porteño, que venció 3-2 a Independiente. “Topo”, quien anotó uno de los tantos del Ciclón, dijo que se siente en deuda con el equipo y tratará de recompensarlo en el segundo semestre.

El experimentado mediocampista volvió de siete meses y días. Su último encuentro oficial había sido en octubre del 2017, defendiendo la camiseta de la selección paraguaya. Tras recuperarse de la lesión de la tibia, Cáceres tuvo sus primeros minutos en la categoría Reserva. Jugó 60′ e incluso anotó un gol.

“Muy contento por haber hecho fútbol y agradecer a mis compañeros. Tenía ganas de hacer los 90 minutos, pero los doctores y los fisioterapeutas dijeron que era suficiente. En general fue muy productivo para mí, hacía tiempo que no hacía fútbol. Terminé bastante bien”, señaló el volante a los medios de prensa.

“Topo” se mostró agradecido con todo el club Cerro Porteño, que lo respaldó en todo momento, según él. Reconoció que está en deuda con la hinchada y quiere demostrar para qué llegó a Barrio Obrero. “Creo que estoy muy en deuda con Cerro, porque no llegué a demostrar la confianza que tenían en mí. Ahora a tratar de recompensar todo ese apoyo”, aseguró el mediocampista, quien no tuvo problemas en admitir que recién después de una buena pretemporada, podrá exhibir todo su potencial.

El futbolista es consciente que deberá seguir buscando minutos en Reserva, porque para la categoría principal, aún le falta bastante. A pesar de eso, espera que antes de finalizar el semestre, pueda tener algo de participación en el equipo de Luis Zubeldía.

Una de las confesiones más impactante que realizó Víctor Cáceres, fue cuando comentó que incluso llegó a pensar en abandonar la carrera profesional. “Después de que me recuperé de la rodilla y vino lo de la tibia, fue un momento muy difícil. Mi familia estuvo presente y psicológicamente me ayudó para volver a jugar”, afirmó.