Justo Villar volvió a disfrutar de un partido de fútbol, tras un año, dos meses y 13 días exactamente. El experimentado portero jugó 45 minutos en la Reserva de Nacional para volver a ganar ritmo.

Villar se había lesionado los meniscos el marzo del 2017, jugando por Colo Colo. Su último partido oficial fue el 4 de ese mes, en la victoria alba 2-0 ante la Universidad Católica. Desde ahí, el guardameta de 40 años, ha tenido que soportar una cirugía importante y un proceso de recuperación que parecía interminable.

Este jueves, Justo le pidió al entrenador de la Reserva, Hugo Caballero, para participar del partido ante Sol de América. Disputó los primeros 45 minutos y el juego terminó empatado 3-3.

“Cuesta un poco, si bien ya venia entrenando, cuesta mucho jugar después de casi un año y medio”, reconoció el experimentado portero en charla con la 1080 AM. Si bien espera jugar al menos una temporada más, Villar contó que tiene en la mente ser gerente deportivo en algún momento y sería en Colo Colo, donde es adorado por toda la hinchada.