Fujisawa, Japón | AFP.

Los organizadores de las pruebas de vela en los próximos Juegos Olímpicos, muy criticados meses atrás, han enderezado el rumbo, afirmó un responsable de la Federación Internacional después del exitoso test realizado recientemente sobre las aguas de la isla de Enoshima (Japón).

En abril, la World Sailing (Federación Internacional de Vela) estimó que Tokio-2020 arrastraba un retraso considerable en su preparación, especialmente en materia de seguridad, y en relación a la presencia habitual de barcos de pesca en la zona en la que tendrá lugar la competición olímpica.

Esta situación impulsó al presidente de la Comisión de coordinación del COI, John Coates, a advertir a los dirigentes de Tokio-2020 de que debían estar "preparados para responder a esas cuestiones cuando se les planteen".

"Estábamos un poco preocupados a comienzos de año, pero observamos un gran cambio y una enorme actividad los últimos meses, hasta esta primera prueba test valedera para la Copa del Mundo", subrayó Alastair Fox, director de pruebas de la World Sailing.

Sin embargo, el equipo de Francia pudo constatar la presencia de gran cantidad de material de pesca en el lugar de la competición.

"La zona de agua está bastante cargada (...). Pero no hay un peligro especial, sólo hay que prestar atención", afirmó a la AFP Kevin Péponnet, proclamado campeón del mundo el pasado mes de agosto junto a Jeremie Mion en 470.

La campeona olímpica en 2016 de RS:X, Charline Picon, señaló la presencia de "redes" de pesca.

Fox lanzó que queda aún "mucho que aprender", a menos de dos años de la ceremonia inaugural de los Juegos de Tokio. "Nos sentaremos con nuestros amigos japoneses y elaboraremos una hoja de ruta para otras pruebas-test en 2019", precisó.

Por parte de Tokio-2020, uno de sus responsables, Takuya Naito, reconoció que en abril, "nuestra comunicación con la World Sailing fue insuficiente", y confirmó que "grandes progresos" fueron realizados desde entonces por los organizadores de la vela olímpica en colaboración con las autoridades locales.

“Ya no vamos con retraso”, concluyó Naito.