Moscú, Rusia | AFP.
Impedir la participación de deportistas rusos en los Juegos Olímpicos de invierno de 2018 en Pyeongchang (Corea del Sur) u obligarles a competir bajo bandera neutra constituiría "una humillación para Rusia" y "haría daño al movimiento olímpico", advirtió el presidente ruso, Vladimir Putin.

"Hay dos opciones: forzar a Rusia a participar bajo bandera neutra o no autorizarle en absoluto a estar en los Juegos Olímpicos. Las dos constituyen una humillación para el país", declaró Putin en una conferencia en el club Valdai en Sochi.

"Si alguien creo que esto influenciará la campaña presidencial de la próxima primavera (boreal), se equivoca totalmente. El efecto será el contrario. Y hará mucho daño al movimiento olímpico", añadió.

A cuatro meses de los Juegos Olímpicos de 2018 (9-25 febrero), el Comité Olímpico Internacional (COI) busca en qué condiciones podrían participar los deportistas rusos, pese al escándalo de dopaje que afecta a su país en los últimos años.
Según el presidente ruso, el COI cedió a la presión "de los patrocinadores y de las cadenas de televisión" y esos patrocinadores "ceden a su vez ante las señales de ambigüedad de las instancias estadounidenses".

Rusia está en el centro de un escándalo de dopaje. El jurista canadiense Richard McLaren determinó en 2016 que hubo un sistema de dopaje institucionalizado en el deporte ruso, revelando especialmente la participación de los servicios secretos rusos (FSB) para ello, incluyendo los Juegos Olímpicos de invierno que el país albergó en 2014 en Sochi.

El COI ha creado dos comisiones encargadas de investigar con más precisión las acusaciones referentes a los Juegos Olímpicos de 2014. Los informes de esas dos comisiones deberían servir de base al COI para eventuales sanciones contra Rusia.