Si bien la conferencia de prensa del anuncio oficial está marcada recién para el miércoles 22 de marzo, una semana antes se filtró la nota enviada por la ASO (Amaury Sport Organisation) a los ministros de Turismo y Deportes del Paraguay.

En la misma, la organización del Dakar confirmaba que la edición 2018 del rally raid más duro y prestigioso del mundo no pasará por suelo paraguayo, alegando "motivos de número de días de competencia, distribución de etapas y particularmente debido a la exigencia de la parte deportiva sobre la calidad de terrenos a recorrerse".

Este miércoles, el Ministro de Deportes brindó entrevistas en diversos medios para explicar en detalle los verdaderos motivos que llevaron a la organización francesa a decantarse por Perú como una de las tres sedes (junto a Bolivia y Argentina) del Dakar 2018.

En declaraciones a la 970AM, Víctor Pecci comenzó dejando en claro que "no hicimos nada mal". "Simplemente el Dakar, que es una competencia que nace en el 79 en el desierto, ellos buscan siempre que la carrera sea en el desierto y Paraguay no lo tiene. Además, lo que más les jode es la lluvia. Cuando hay lluvia, que en Paraguay hay mucha, la competencia se suspende", argumentó.

Luego, fue dando mayores detalles sobre la obtención de la sede para el Dakar 2017 con absoluta sinceridad: "Para hacer fácil el tema, cuando nosotros organizamos lo hicimos porque tuvimos suerte. ¿En qué sentido? El año pasado tuvimos la suerte que se borró Chile, con mil problemas. Entonces, estaban Argentina y Bolivia nada más. Nosotros estábamos en lista de espera y se dio al casualidad y vinieron. Les sacamos un buenísimo precio y ¿qué nos ofrecieron? Algo extremadamente mediático, que es muy bueno para la imagen país, que es la largada. Después nos ofrecieron un tramo cortito, porque ya saben el problema del suelo, y en 70km le hicimos Atyra y Nueva Colombia donde ya hubo accidentes por nuestro tipo de suelo".

Al referirse a las negociaciones para esta edición, el Ministro recalcó que Perú cambió de gobierno y el actual, a diferencia del anterior, "quiere recuperar el Dakar, y lo recuperó ya antes de que se haga el 2017". "Por eso, termina esta edición y el director (Etienne Lavigne) dice: Tenemos que volver a nuestra esencia. ¿Qué quiere decir? Tenemos que volver al desierto. Entonces, ya cerraron con Perú", agregó.

"Entonces, el Dakar tiene que empezar o terminar en Argentina y si empezás en Perú, lógico que viene a Bolivia y Argentina. Ellos buscan el tema de los caminos y nosotros no tenemos campo abierto y desierto. El chaco, deportivamente, tampoco es bueno porque puede llegar a llover y es un despelote total para ellos. Tienen que cancelar y eso es un fracaso. Entonces buscan lugares en que el porcentaje de lluvia sea mínimo", explicó.

5 millones de diferencia

Al referirse a lo estrictamente económico, porque se debe dejar en claro que el Dakar "es un evento prestigioso, mundial, pero también es un evento económico", el pulgar abajo a Paraguay y arriba a Perú "es un motivo comercial" donde los organizadores "buscan su ventaja comercial, y lo lograron".

En ese sentido, Pecci confesó que la ASO le pasó "una linda factura" al gobierno de Perú, que "está pagando 8 millones de dólares para tener la largada y algunas etapas", un monto mucho mayor a lo que había pagado el gobierno paraguayo por ser el punto de partida del Dakar 2017.

Esta fue otra confesión hecha por el Ministro de Deportes. Cuando siempre se especuló con que Paraguay pagó 1 millón de dólares para ser una de las sedes, en realidad se abonaron 3 millones de la moneda norteamericana, pero que fue la mitad de lo que la ASO pedía.

"Cuando Chile se les cayó el año pasado, le pedían 6 millones de dólares por la largada y un día de competencia y nosotros, sabiendo que venían de Chile (con respuesta negativa), nos pusimos durísimos y llevamos adelante la competencia pagando 3millones de dólares", detalló Pecci.

"O sea que les sacamos a mitad de precio, porque nosotros también sabíamos que no éramos la primera opción sino la segunda porque Chile se bajó. Fuimos conscientes, aprovechamos la situación y les bajamos el precio porque 6 millones de dólares ya es otra cifra totalmente diferente a tres, ni te digo ocho millones", agregó el Ministro, indicando que el país tampoco se podía dar el lujo de gastar tanto dinero.

Por último, Víctor Pecci envió un mensaje alentador a los seguidores del deporte motor que ya comenzaron a lamentar que el rally Dakar no pasará por Paraguay en 2018: "Tuvimos la suerte de hacer uno y las puertas están abiertas porque hablaron maravillas de nosotros, de la organización. Pero es un tema comercial y también de seguridad para ellos, y los caminos peruanos, bolivianos y argentinos cumplen los requisitos de la esencia del Dakar".