DEALBOOK

© THE NEW YORK TIMES 2019

PETER EAVIS

El 21 de noviembre, WeWork anunció que iba a despedir a 2.400 empleados a nivel mundial, una medida que llega semanas después de que la empresa de espacios compartidos de oficina estuviera cerca del colapso financiero debido a inmensas pérdidas.

Los despidos son equivalentes a casi el 20% de los 12.500 empleados que WeWork reportó a finales de junio. También se espera que la empresa recorte otros mil empleos cuando cierre o venda divisiones que no son parte de su negocio central de subarrendamiento de espacios de oficina. Además, casi mil empleados de mantenimiento de los edificios serán transferidos a contratistas externos.

En un comunicado, un representante de WeWork señaló que la empresa estaba “realizando los despidos necesarios para crear una organización más eficiente”.

Bajo su ex director ejecutivo y cofundador, Adam Neumann, WeWork se embarcó en una expansión frenética que le ocasionó pérdidas gigantescas a la empresa. La firma perdió 1.250 millones de dólares en los tres meses que terminaron en septiembre, más del doble de lo que había perdido en el mismo período de un año antes. En setiembre, la preocupación por las finanzas de WeWork y su inusual gobierno corporativo obligó a la empresa a retirar su oferta pública inicial.

La reducción de WeWork está bajo la supervisión de Marcelo Claure, un alto ejecutivo de SoftBank, el conglomerado japonés que posee la mayor cantidad de acciones de WeWork. En este momento, SoftBank está intentando realizar un rescate financiero de la empresa. Ha invertido 1.500 millones de dólares de dinero nuevo en WeWork, pero no ha aclarado cómo van los progresos del resto del plan de rescate, el cual incluye la venta de más de 3.000 millones de dólares de nuevos bonos de WeWork a inversionistas.

En su comunicado, WeWork señaló que los empleados despedidos iban a recibir una indemnización por despido y beneficios. “Son profesionales con un talento increíble y estamos agradecidos por su importante participación en la construcción de WeWork a lo largo de la última década”, decía el documento.