Vindu Goel

© 2019 The New York Times Company

Bombay, India

El gigante petrolero propiedad del Estado saudita comprará el 20% de los negocios relacionados con el petróleo de Reliance Industries, una de las empresas más grandes de India, lo que enfatiza su deseo de tener lazos más sólidos con India y los 1.300 millones de personas de ese país.

La inversión de 15.000 millones de dólares, anunciada por Reliance, es un voto de confianza de los sauditas en la economía y el primer ministro de India, Narendra Modi, en un momento en que la economía india está flaqueando. Modi recientemente ha incrementado sus esfuerzos por cortejar a los sauditas y a otros inversionistas foráneos, en vista de la disminución del flujo de dinero extranjero a India y el deterioro de la relación comercial del país con el gobierno de Trump.

El hecho de que Arabia Saudita busque tener una relación más cercana con India es un golpe para Pakistán, país que ha intentado sin éxito reunir apoyo entre las naciones musulmanas para oponerse a la decisión que tomó Modi de revocar la categoría de estado y el estatus de región semiautónoma a Jammu y Cachemira, el único estado con mayoría musulmana en India. Pakistán e India se han peleado la región desde que ambos se independizaron del Reino Unido en 1947, y cada país ocupa una porción de esta.

LAZOS CON OTROS PAÍSES

Desde hace mucho tiempo, Arabia Saudita y Pakistán han tenido una relación cercana, y la nación árabe a menudo ha apoyado a su vecino del sur de Asia en sus disputas con India. Durante una visita celebrada en febrero, el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, prometió invertir 20.000 millones de dólares en Pakistán, lo que representa una cuerda salvavidas para el gobierno, puesto que enfrenta una crisis económica.

Sin embargo, el príncipe Mohamed también ha buscado crear lazos más sólidos con otros países de Asia, entre ellos China e India.

“Arabia Saudita mira a India con mucha más esperanza y mucho más optimismo que a Pakistán”, comentó Sreeram Chaulia, decano de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Global O.P. Jindal, la cual está cerca de Nueva Delhi. “Desde la perspectiva saudita, India no necesita ayuda. India es un gran lugar donde pueden ganar dinero”.

Para Reliance, una empresa que dirige el hombre más rico de Asia, Mukesh Ambani, el acuerdo es una manera de mantener a la firma en expansión, de sus raíces en energía y químicos a sectores de rápido crecimiento como las telecomunicaciones, la televisión y las ventas minoristas.

BANDA ANCHA

Hace tres años, con ganancias del sector petrolero del imperio, Ambani abrió una nueva empresa de telefonía celular, Jio, y redujo casi a cero los precios para los consumidores. Mientras sus rivales respondían con dificultad a la devastadora guerra de precios, los clientes salieron en desbandada hacia Jio, y en la actualidad es el proveedor de telefonía móvil más grande de India, con 340 millones de suscriptores. Reliance también es el minorista más grande de India, con cadenas que venden de todo, desde comida hasta juguetes.

En la reunión anual de la empresa, celebrada el mes pasado, Ambani les comentó a los accionistas que Reliance pronto iba a ofrecer servicios de internet de banda ancha a hogares y negocios, de nueva cuenta a precios mucho más baratos que las ofertas existentes. Además, anunció planes para desafiar a la rentable división de servicios web de Amazon mediante una nueva sociedad con Microsoft.

El acuerdo de Ambani con los sauditas le permitiría reducir miles de millones de dólares de una deuda que contrajo para crear todos estos nuevos negocios y, al mismo tiempo, también ganar puntos políticos con Modi. El gobierno de Modi ha emitido varios fallos regulatorios que han ayudado a Reliance. Mientras tanto, Ambani ha apoyado gran parte de la agenda política y económica de Modi, incluida la exhortación que hizo el primer ministro en agosto a empresas indias para que inviertan en la economía de Cachemira.

NINGÚN PODER SOBRE LA TIERRA

“El gobierno está poniendo los cimientos de nuevas instituciones que promoverán y regularán los negocios”, mencionó Ambani a los accionistas. “India está en ascenso. Ningún poder sobre la tierra podrá impedir que India siga ascendiendo”.

El príncipe Mohamed bin Salmán de Arabia Saudita ha enfrentado críticas severas de algunas partes a causa de su liderazgo, entre ellas las críticas por el encarcelamiento de disidentes en su país y por su papel en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

A pesar de esos antecedentes y de los históricos lazos de Arabia Saudita con Pakistán, Modi ha adoptado una estrategia práctica para atraer al reino de riqueza petrolera.

El primer ministro le dio la bienvenida al príncipe Mohamed en Nueva Delhi justo después de la visita del monarca a Pakistán en febrero. El príncipe le comentó a Modi que el reino encontró al menos 100.000 millones de dólares en oportunidades de inversión en el país. Aunque no se anunció ningún detalle, el acuerdo por Reliance ya estaba en discusión y podría ser una de las oportunidades que tenía en mente el príncipe.

VISIÓN DE CRECIMIENTO

P.M.S. Prasad, un alto ejecutivo y miembro del consejo de administración de Reliance, señaló que Saudi Aramco va a pagar 15.000 millones de dólares en efectivo y asumirá 20% de la deuda de los negocios de petróleo y químicos de Reliance, incluidas sus gasolineras. Se pagará cerca de la mitad del dinero cuando se cierre el acuerdo, lo cual Reliance espera que ocurra a finales de marzo, y el pago restante se realizará durante los siguientes dos años.

Según Prasad, conforme al acuerdo, Aramco suministrará unos 500.000 barriles de petróleo al día al inmenso complejo de refinería y petroquímica de Reliance ubicado en el estado de Gujarat, y obtendrá al menos dos puestos de alta gerencia en los negocios relacionados con el petróleo y un asiento en el consejo de administración de la empresa matriz. “Es una sociedad estratégica”, comentó. “Compartimos una visión de crecimiento”.

CONSTRUCCIÓN DE REFINERÍA

El acuerdo sigue estando sujeto a diligencia debida y aprobaciones del gobierno.

Khalid al Dabbagh, el vicepresidente sénior de finanzas, estrategia y desarrollo de Aramco, fue más cauto. El acuerdo de Reliance está “en las primerísimas etapas”, mencionó durante la primera conferencia telefónica de Aramco en la historia para discutir sus finanzas.

No obstante, Arabia Saudita está entusiasmado por invertir en los mercados energéticos de India y ya se había unido con Abu Dabi y las empresas petroleras del Estado indio para anunciar los planes de construcción de una refinería de 42.000 millones de dólares en la costa occidental de India.

Por su parte, India busca remplazar el petróleo iraní, el cual ya no puede importar debido al embargo que impuso el presidente Trump a Irán.

“India es un país grande con una gran demanda, y es una demanda en crecimiento”, comentó Al Dabbagh.