Amie Tsang

Londres

El Banco de Inglaterra ha elegido a Alan Turing, el pionero de la computación que se convirtió en uno de los descifradores de códigos más influyentes de la Segunda Guerra Mundial, para ser el nuevo rostro de su billete de 50 libras.

La decisión de poner a Turing en el billete de más alta denominación del banco inglés, con valor de 62 dólares, se suma al creciente reconocimiento público de sus logros. La reputación que logró a lo largo de su vida fue eclipsada por una condena conforme a las leyes victorianas del Reino Unido en contra de la homosexualidad, y su trabajo en la guerra permaneció en secreto durante décadas.

“Alan Turing fue un matemático sobresaliente cuyo trabajo ha tenido un impacto enorme en la forma en que vivimos ahora”, mencionó en un comunicado Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra. “Como el padre de la ciencia computacional y la inteligencia artificial, así como un héroe de guerra, las contribuciones de Alan Turing fueron innovadoras y de gran alcance”. “Turing es un gigante en cuyos hombros ahora se posan muchos”, agregó Carney.

El año pasado, el Banco Central anunció que quería honrar a alguien en el campo de la ciencia para la siguiente versión del billete, el cual fue rediseñado por última vez en el 2011, y Turing fue elegido de una lista de 227.299 nominados que incluía a Charles Babbage, Stephen Hawking, Ada Lovelace y Margaret Thatcher (quien trabajó como una investigadora química antes de incursionar en la política).

El banco planea poner en circulación el nuevo billete para finales del 2021. El trabajo de Turing ofrece la base teórica para las computadoras modernas, y para ideas de la inteligencia artificial. Su trabajo en las máquinas para descifrar códigos durante la Segunda Guerra Mundial también fue un avance en el desarrollo de la computación y se considera que afectó de manera significativa el curso de la guerra.

Turing murió en 1954, dos años después de haber sido condenado conforme las leyes victorianas en contra de la homosexualidad y obligado a soportar una castración química. En el 2009, el gobierno británico se disculpó por el trato que le dio, y la reina Isabel le otorgó un indulto real en 2013. El billete tendrá una fotografía de Turing de 1951 que ahora está en exhibición en la Galería Nacional de Retratos.