JAMIE CONDLIFFE

Un cambio de dirección que inició en el 2014 comienza a dar resultados a los accionistas de Advanced Micro Devices.

El 23 de agosto, las acciones del fabricante de chips alcanzaron su precio más alto en once años: 22,29 dólares, y está un 103 por ciento por arriba en lo que va del año. Sus resultados para el segundo trimestre del 2018 mostraron un 53 por ciento de aumento en ventas en comparación con el mismo período del año pasado, lo cual se debe al éxito del hardware computacional, de gráficos y empresarial.

En contraste, este año, su eterno rival Intel está por arriba solo un 1,8 por ciento, y reportó un aumento del 15 por ciento en ventas durante el segundo trimestre en comparación con el mismo período del año pasado.

MEJOR DESEMPEÑO

Sin lugar a dudas, las acciones de AMD tienen el mejor desempeño entre los fabricantes de chips del índice Standard & Poor’s 500.

Lo anterior es un gran cambio. Un auge de los dispositivos móviles y los videojuegos, así como el ascenso de la inteligencia artificial y la conducción autónoma, provocaron que se elevaran las acciones de los fabricantes de chips. No obstante, las acciones de AMD se habían quedado detrás de las de sus rivales.

Durante años, AMD fabricó procesadores cuyo principal atractivo era el precio. En el 2014, cuando Lisa Su asumió el cargo de directora ejecutiva de la empresa, buscó un nuevo enfoque. Sin embargo, los productos en la industria de los semiconductores tardaron años en desarrollarse, así que la estrategia apenas está rindiendo frutos.

Los chips Ryzen de la empresa, utilizados en computadoras de alto rendimiento para videojuegos y empresas, tienen un mejor desempeño en comparación con los procesadores insignia de Intel. Muchos fabricantes de computadoras, incluidos Acer, Asus, Dell, HP, Huawei, Lenovo y Samsung, han comenzado a usarlos en sus dispositivos.

De la misma manera, sus chips de gráficos se han vendido bien. Además, sus nuevos chips Epyc para centros de datos, empleados por empresas como Baidu, Cisco, Microsoft y Tencent, están ganando fuerza en un mercado que por tradición había dominado Intel.

También está preparando la siguiente generación de chips basados en la llamada “arquitectura de siete nanómetros”, la cual estará lista este año. La tecnología para fabricar nanómetros más pequeños por lo general ha ofrecido chips más veloces.

PROBLEMAS

A lo largo del año pasado, Intel hizo frente a una serie de malas noticias. Los expertos en seguridad computacional descubrieron dos fallas de seguridad importantes que afectaron a sus chips.

Su director ejecutivo, Brian Krzanich, renunció debido a que mantuvo una relación con una subordinada. Asimismo, Intel anunció retrasos para su próxima generación de hardware.