POR BROOKS BARNES

LOS ÁNGELES

El 8 de mayo, The Walt Disney Company reportó sus resultados trimestrales más sólidos en los últimos dos años, con lo cual rebasa por mucho las expectativas en Wall Street respecto del crecimiento de ganancias e ingresos gracias en buena medida al éxito de “Black Panther”. Sin embargo, ese rendimiento firme se vio opacado por la maniobra que realizó Comcast para anular la adquisición de los activos de 21st Century Fox que Disney tenía pendiente.

En diciembre, Robert A. Iger, el director ejecutivo de Disney, llegó a un acuerdo de pago en acciones por 52.400 millones de dólares para comprar la mayor parte de 21st Century Fox, el conglomerado que controla Rupert Murdoch. En una presentación de seguridades del mes pasado, Fox divulgó que su consejo administrativo había rechazado una oferta rival de Comcast un 16 por ciento mayor tomando como base el valor de cada acción, porque le preocupaba la aplicación de leyes antimonopólicas y porque pensaba que las acciones de Disney serían más valiosas a la larga.

Sin embargo, en la actualidad Comcast está sopesando hacer una oferta hostil por los negocios de Fox. Durante el fin de semana pasado, Comcast se reunió con bancos de inversión para reunir cerca de 60.000 millones de dólares en financiamiento con el objetivo de preparar una oferta en efectivo por el imperio del entretenimiento propiedad de Murdoch, de acuerdo con dos personas que contaban con información sobre las conversaciones y que hablaron bajo la condición de permanecer en el anonimato para discutir un proceso privado.

Durante una conferencia telefónica que sostuvo con analistas después de que Disney reportó un aumento del 23 por ciento en sus ganancias trimestrales, Iger presentó el acuerdo como un hecho consumado. “Tenemos la confianza de que los activos que estamos en proceso de adquirir se adaptarán con facilidad dentro de nuestra estructura una vez que se apruebe el acuerdo”, comentó Iger, para referirse a la reciente reorganización de Disney.

Iger nunca mencionó a Comcast durante la llamada, y se anticipó a cualquier pregunta de los analistas sobre 21st Century Fox. “Seguimos inmersos en el proceso regulatorio, así que no puedo darles más información ni involucrarme en más especulaciones sobre el acuerdo. Lo único que les puedo decir es que creemos con firmeza en el valor de esos activos”, aseguró.

Al menos parecía haber la posibilidad de que una oferta de Comcast se posara sobre las acciones de Disney, las cuales bajaron un poco a pesar de la solidez del informe trimestral. “Las acciones se inclinarán bastante hasta que se resuelva este asunto”, comentó Robin Diedrich, un analista de Edward Jones.

Comcast ha indicado que una oferta por 21st Century Fox dependería del resultado de la fusión pendiente entre AT&T y Time Warner. Los reguladores antimonopólicos han combatido ese matrimonio corporativo en los tribunales; las discusiones ya concluyeron y se espera una decisión para el 12 de junio.

Por otro lado, en abril Comcast comenzó una guerra de ofertas con Murdoch por el control de Sky, un proveedor europeo de televisión de paga. Murdoch ya posee una parte de la empresa y ha accedido a venderla a Disney como parte del botín de 21st Century Fox.

Para el trimestre, Disney reportó un ingreso neto de 2.940 millones de dólares, o 1,95 dólares por acción, un aumento de los 2.390 millones de dólares o 1,50 dólares por acción que obtuvo en el mismo periodo del año anterior. Los analistas habían esperado una ganancia por acción de 1,69 dólares. Los ingresos totales de Disney ascendieron a 14.550 millones de dólares, un incremento del nueve por ciento; los analistas esperaban 14.080 millones de dólares.

SÓLIDOS RESULTADOS

Los sólidos resultados del segundo trimestre fiscal, el cual terminó el 31 de marzo, se debieron a Walt Disney Studios, donde el ingreso operativo se disparó un 29 por ciento, a 847 millones de dólares. La contribución más grande provino de “Black Panther”, de Ryan Coogler, la cual ha recabado 1.340 millones de dólares a nivel mundial desde su estreno en febrero, el cual batió récords de taquilla.

La división más grande de Disney, Media Networks, la cual incluye a ESPN, ABC y Disney Channel, reportó un ingreso de 6.140 millones de dólares, un aumento del tres por ciento. No obstante, el ingreso operativo se redujo un seis por ciento, a 2.080 millones de dólares, por el aumento de los costos –en particular por los gastos en servicios de emisión en continuo como ESPN+ y Hulu– y la disminución de suscriptores a ESPN. Las dificultades en curso en Freeform, un canal dirigido a jóvenes adultos, también mermaron los resultados.

ESPN+ se presentó en el trimestre y representa una de las maneras con las que Iger intenta menguar la dependencia que tiene el Reino Mágico de Disney del deteriorado negocio de la televisión por cable. El servicio basado en una aplicación cuesta cinco dólares al mes e incluye miles de eventos deportivos que no se transmiten por televisión, además de una programación exclusiva como los documentales deportivos “30 for 30” y un programa de análisis sobre basquetbol que presenta la ex estrella de los Lakers Kobe Bryant.

Iger señaló que estaba “muy animado” por las primeras respuestas a ESPN+, pero se rehusó a informar la cantidad de suscriptores. “Lo más importante es que la tecnología está funcionando”, comentó. “Seguiremos mejorándola”.

El mismo 8 de mayo, pero más temprano, Disney añadió combates de artes marciales mixtas a la carpeta de ESPN+ gracias a un acuerdo con la UFC. Cuando anunció el acuerdo multianual –que los analistas estimaron costaría a Disney cerca de 150 millones de dólares al año–, Kevin Mayer, presidente de la división internacional y directa al consumidor de Disney, citó la “creciente y entusiasta base de aficionados” de la UFC.