• POR MATÍAS ORDEIX
  • Socio del Club de Ejecutivos

Ha sido la noticia de la semana, a nivel local, regional y global. Presidentes de todo el mundo, personalidades como Donald Trump, Elon Musk y otros tantos felici­taron al presidente electo, el economista Javier Milei. Pero, ¿esto es un triunfo de la derecha o una derrota de la izquierda? Personalmente creo que es un triunfo antipobreza y anticon­tinuismo de un modelo económico que, por años, ha mantenido a la Argentina en un vai­vén e inestabilidad impresionante en lo eco­nómico y monetario.

Javier Milei no es un mesías, tampoco un mago, bueno que sepamos. Un país tan golpeado y desmembrado financieramente no se levanta de la noche a la mañana. Recordemos el último gobierno de derecha, del expresidente Macri, tampoco pudo dejar huella, o más bien su trabajo fue muy pobre. Entonces, ¿qué le pasa a la Argentina?

Argentina es un país hermoso, con tierras fértiles, recursos naturales importantes, una industria del turismo gigante, un pue­blo con cierto nivel de educación, etc. Sin embargo, hace más de 2 décadas que el país no puede recuperarse, se hunde. ¿Qué hay detrás de esto? Y no es solo gobiernos defi­cientes, hay más.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

¿Será que todos los actores que son responsa­bles de construir un país están alineados para hacerlo? Porque el desarrollo, credibilidad y posicionamiento de un país no se logran solo desde la Casa Rosada. Hay muchas partes que deben interactuar para forjar un mejor futuro. Los 3 poderes del Estado, el primero dando instrucciones y lineamientos, el siguiente apo­yando proyectos y mejoras legislativas y final­mente una justicia honesta. Pero a ello debe­mos sumarle que Argentina es un país federal, con un peso importante en cada Provincia. También cada ciudadano debería apoyar las mejoras y no trancarlas (con huelgas, paros y piquetes) y finalmente, pero creo es uno de los más importantes, el empresariado.

Los empresarios son altamente corresponsa­bles por la situación de cada país. Un empre­sariado unido, con conciencia social es clave para el desarrollo de Argentina. Sin embargo, un empresariado mezquino y avaro solamente colabora con su decadencia. ¿Está realmente el empresariado alineado con la mejora del país? ¿O hay megajugadores que sacan una tajada grande y les conviene jugar, por ejemplo, con el tipo de cambio?

El Estado es el responsable de marcar la can­cha, de poner las reglas, pero somos los empre­sarios quienes nos esforzamos para no solo obtener lucro sobre nuestras inversiones, sino ofrecer oportunidades laborales y crecimiento a miles de familias. En lo que leemos, enten­demos que el presidente Milei marcará nuevas reglas de mercado, que favorecerán e incenti­varán las inversiones y eso es excelente. Pero ojo, que las mismas no sean usadas por los mis­mos de siempre para hacer sus negocios, sin importarle la sociedad.

El presidente Javier Milei ha despertado mucha expectativa, no solo internamente, sino en la región. Los vecinos del Mercosur y de toda América vemos con muy buenos ojos su triunfo. Pero ahora le toca la parte difícil, por­que como dice el refrán “del dicho al hecho hay un largo trecho”. Deberá mover mucho la cin­tura, y esbozar su mejor poder negociador para que en la interna pueda, realmente, instalar las mejoras que Argentina necesita hace años.

Etiquetas: #Triunfó#ley

Dejanos tu comentario