• Por Jorge Torres Romero
  • Columnista

El bochorno internacional una vez más protagonizado por el gobierno de Mario Abdo Benítez con relación al evento organizado por las autoridades para que la terrorista Carmen Villalba pueda despedir a su hermano –también terrorista– abatido por las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC) es la muestra palpable de la desfachatez con la que han gobernado Abdo y sus aliados de la oposición.

El diario La Nación/Nación Media reveló cómo la mismísima directora de la cárcel de mujeres Buen Pastor, Marian Vázquez, se encargó de contratar la funeraria San Blas para los servicios fúnebres. Es decir, no solo se dio la orden del ingreso del féretro del criminal-terrorista Osvaldo Villalba, sino también de la preparación y hasta del más mínimo detalle, con los servicios de una empresa privada para el ritual exigido por la mujer recluida en la cárcel.

Un hecho sin precedentes es el descaro imperdonable para el gobierno de Abdo. La bofetada y humillación más cruel que pudiera dar “Marito de la gente” al pueblo paraguayo. No se trata de un error nomás como a toda costa el mandatario pretende minimizar, es la sumisión más perversa que el Estado podría transmitir. No solo se arrodilló a los pies del terrorismo, sino que se encamaron con el peor lastre de la sociedad. Con ese grupo de terroristas que asesina, secuestra, tortura y humilla a nuestros compatriotas. Con esta gente el Gobierno coquetea y tiene consideración y hasta se encarga de las flores que la hermana debe entregarle al difunto terrorista en su funeral organizado desde la cárcel.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Mientras las hijas del ex vicepresidente Óscar Denis se siguen preguntando dónde está su padre, doña Obdulia se rehúsa a resignarse sobre el paradero de Edelio Morínigo y la familia Urbieta sigue con la esperanza de encontrar a don Félix, desde el Gobierno se encargaron de gestionar la despedida “humanitaria” para el principal líder de la agrupación que ha ocasionado todas estas desgracias.

“Ni estaba enterado, estuve en la reunión del consejo de ministros. Fue un error que pudo cometer cualquier ser humano”, argumentó el Presidente. Mentiroso y estúpido. Si efectivamente no estaba enterado, cosa que es imposible que ocurra por la magnitud de lo que se estaba dando, es un torpe que nadie le consulta nada. Por acción u omisión hay una responsabilidad directa del jefe de Estado por lo sucedido.

Abdo y sus aliados saben de la gravedad del asunto, por eso están queriendo desviar lo acontecido como sea. La visita del funcionario del gobierno de EEUU Richard Nephew no les salió como estaban esperando, al punto que los medios oficialistas (Abc-ÚH) quisieron instalar una agenda que nunca estaba prevista realizar y hasta se tragaron la visita del alto funcionario a la sede misma de la Fiscalía General del Estado, donde visitó a Sandra Quiñónez.

Aunque los medios oficialistas pretenden minimizar lo ocurrido en el Buen Pastor, la ciudadanía está indignada y el presidente Abdo y su gavilla recibirán su merecido en las urnas donde legítimamente el pueblo se pronuncia y castiga a los gobernantes corruptos e inútiles. Puedo estar equivocado, pero es lo que pienso.

Dejanos tu comentario