En nuestro país, para intentar conquistar la confianza de la gente y ganar elecciones no basta solamente simular que uno es honesto, sino debe demostrarlo en la práctica con sus hechos o directamente sincerar su condición y mostrarse tal cual es.

Con poses y discursos nomás de que son diferentes al resto de los que hoy están en el poder no alcanza, porque la ciudadanía ya probó a quienes se presentan de esta forma y demostraron ser iguales o peores; entonces, qué es lo que predomina hoy, el que mostró trabajo, resultados, hechos concretos en favor de la gente.

Ese maniqueísmo perverso que desde algunos sectores políticos y medios de comunicación pretenden instalar ante la ciudadanía, acá los buenos y allá los malos, no funciona, porque en su gran mayoría la gente está bien informada y sabe quién es quién.

Esa campaña mediática en contra del candidato colorado a la Intendencia de Asunción, Óscar “Nenecho” Rodríguez, quien por cierto debe aclarar más sobre los detalles de las compras covid que realizó durante su gestión, confirman que a un sector de la prensa y a los detractores de Nenecho solo les importa liquidar al colorado, no precisamente pregonar la transparencia en todas las gestiones de las personas que tienen una carga pública encima.

Por ejemplo, esos mismos medios que le dedicaron portadas, horas de radio y televisión a las compras realizadas por el candidato colorado no dijeron ni una sola palabra, pero ni media tinta dedicaron a las también escandalosas compras realizadas por Miguel Prieto cuando fue intendente de Ciudad del Este (reveladas por este diario) y que hoy busca el rekutu, asociado a varios partidos políticos de la oposición.

Entonces, o nos ponemos todos de acuerdo para combatir la corrupción en Paraguay, que por cierto no es exclusividad de ningún sector, o nos sacamos las caretas, pues las poses o ese discurso de impolutos ya no convence a nadie porque denota hipocresía, odio e intolerancia.

Y para colmo, esos indignados selectivos se toman el atrevimiento de ser juzgadores de la decisión de la voluntad popular. Si en los comicios electorales de hoy los colorados conquistan la mayor cantidad de municipios, anunciaron que tratarán al soberano de cómplices y encubridores de la corrupción.

Nuestra democracia es perfectible, nos falta mucho por mejorar. Pero si la ciudadanía hace uso de esa herramienta democrática que es el voto, la misma debe ser respetada, aunque no gane mi candidato o el candidato de la prensa.

Lo sucedido ayer temprano en Amambay, donde fue víctima la hija del gobernador liberal efrainista, es la muestra clara de que la mafia no tiene color. A la mafia y la corrupción se las combate entre todos, sin distinciones de banderías políticas. Puedo estar equivocado, pero es lo que pienso.

Dejanos tu comentario

9H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar